Cinco principios para actuar si han expulsado del instituto a tu hijo adolescente

CINCO PRINCIPIOS PARA ACTUAR SI HAN EXPULSADO DEL INSTITUTO A TU HIJO ADOLESCENTE

Sucede el día menos pensado: recibes una llamada del instituto y, aunque en general ya sabes que no es la vía habitual para comunicar buenas noticias, lo que te dicen no deja de sorprenderte: a tu hijo adolescente le han expulsado de su centro de estudios. ¿Qué haces?

Vamos a dejar de lado el debate, que por otro lado nos parece legítimo, sobre si las expulsiones son una sanción ajustada o si, por el contrario, ahondan en la brecha social y terminan siendo un bumerán que se vuelve contra los expulsados (se sabe, por ejemplo, que los alumnos que son expulsados varias veces presentan un porcentaje mayor de fracaso escolar). Lo vamos a dejar de lado porque en este artículo queremos centrarnos en una pregunta que se repite en los mensajes que recibimos: ¿qué podemos hacer cuando a nuestro hijo adolescente lo expulsan del instituto?

1. Habla con tu hijo sin enfados

Quizá sea mejor esperar hasta el día siguiente, pero habla con él. No permitas que este hecho pase de largo sin debatirlo. Que te cuente su versión sin cuestionamientos, sin gritos, sin reproches. Puedes aconsejarle qué hacer si se repiten los hechos que motivaron su conducta, pero recuerda: ya está expulsado, y probablemente no se sienta bien con ello. Enfadarte ahora no va a cambiar nada.

Cuidado con pensar, cuando tu hijo adolescente dice que “le da igual” la expulsión, que esto es cierto.

Es verdad que en algunos casos, muy pocos, les da verdaderamente igual o prefieren estar fuera del centro (y ahí quizá deberías valorar la existencia de un problema mayor, que puede necesitar asistencia psicológica o, incluso, un cambio de centro). Pero la mayoría de veces se trata de un autoengaño con el que solo pretenden (y probablemente, de forma inconsciente) esconderse del problema, negarlo, como si eso lo fuera a solucionar.

Así que, cuando hables con él, asegúrate de que entiende y se hace responsable de sus faltas.

2. No te tomes la expulsión como una afrenta personal hacia tu hijo

Cuando tratamos de corregir conductas negativas en nuestros hijos adolescentes, en ocasiones confundimos la conducta y la persona, y deberíamos ser muy cuidadosos con esto.

Aquí nadie está cuestionando (o nadie debería cuestionar) que tu adolescente sea una persona maravillosa ni (esto mucho menos) que merezca tu amor incondicional. La expulsión se debe a una conducta inadecuada, que probablemente nazca de algún tipo de malestar.

Cuanto más intentes enfocarte en la conducta y en sus razones (el malestar subyacente) y menos en tu adolescente como persona, más sencillo va a ser para ti ayudarle, y también transitar tú misma las emociones que te produce esta expulsión de tu hijo adolescente.

3. Trabaja con el instituto como el equipo que sois

Recuerda que una historia tiene varias versiones. 

Escucha a tu hijo, sí, pero ve al centro y reúnete con su profesor, con su tutor, con el director.

Quizá donde tu hijo te dice que “no ha hecho nada” hay una falta que no quiere confesar, o que no es capaz de entender en toda su magnitud.Cinco principios para actuar si expulsan del instituto a tu hijo adolescente

Así que ve a hablar con sus profesores aunque no estés de acuerdo con la expulsión, y, aunque todas las personas pueden equivocarse, no vayas con la idea preconcebida de que se han equivocado y debes defender a tu hijo: escucha lo que tengan que decirte.

Eso no significa que tengas que estar de acuerdo con la expulsión, ni que no puedas decir tu opinión si es el caso. Puedes hacerlo, de forma asertiva y sin rencor, y también puedes decírselo a tu hijo si así lo crees. 

Pero evita hablar mal de los profesores por hablar (criticar una decisión no es criticar a una persona), pues debéis seguir siendo equipo en la educación de tu hijo.

Y, por supuesto, si sientes (por esta razón o por alguna otra) que la filosofía del centro te impide hacer equipo, entonces piensa que quizá la mejor solución sea, si puedes, buscar un centro con cuya filosofía sí te identifiques.

4. No castigues a tu hijo adolescente por haber sido expulsado

Recuerda: el castigo es la expulsión. Castigarle además en casa no va a aportar nada.

Sí, es cierto, el tiempo que tu hijo pase en casa no deberían ser unas vacaciones (y ahora te daré unos consejos para evitar esto), pero estar cinco días sin móvil ni consola y sin ver a ninguno de sus amigos solo causará más malestar.

5. Procura que el tiempo de expulsión no se transforme en unas vacaciones

No es fácil, pero este es tu primer objetivo: que el tiempo que tu hijo adolescente va a estar expulsado no se transforme en unas vacaciones. Para ello, te aconsejo que intentes: 

  • Que su horario se asemeje al escolar

Lo ideal es que se levante y se acueste a las horas habituales y que cumpla con sus tareas diarias.

  • Que realice el trabajo escolar asignado

Cuando un adolescente es expulsado del instituto, siempre lleva a casa trabajo por hacer, para que no se pierda el ritmo de la clase. Es importante que cumpla con ello, para que el tiempo en casa sea productivo y para que, si no entiende algo, pueda contactar a su profesor a tiempo.

  • Que realice, también, otros posibles trabajos que se le hayan encargado en el centro

En algunos institutos se impone como sanción trabajos que tienen por objetivo reparar parte del daño causado (por ejemplo, encargarse del cuidado del material de Educación Física durante un tiempo si la falta ha sido maltratar ese material). Es importante que tu hijo también cumpla con esa parte pues, precisamente, es la que más le ayudará a darse cuenta de sus errores.

  • Que haga algunas tareas domésticas

El trabajo escolar le ocupará, en principio, menos tiempo del que suele estar en el instituto; para evitar que esté ocioso en casa puedes pedirle realizar algunas tareas domésticas que tenga pendientes (como ordenar su habitación) u otras que sea capaz de llevar a cabo pero no suela darle tiempo de hacer, como ir a la compra o cocinar.

  • Que su tiempo de uso de pantallas sea el mismo que en los días que va al institutoexpulsión instituto hijo adolescente

Esto es fundamental porque, si le permites jugar a la consola por la mañana (aunque haya terminado sus tareas escolares), puede terminar viendo la expulsión como algo positivo. Si acaba las tareas escolares o domésticas, quizá pueda dedicarse a alguna de sus aficiones, pero no a jugar a la consola sin más.

  • Que no esté solo

No es sencillo, pues en la mayoría de las familias tanto el padre como la madre trabajan fuera de casa. No obstante, lo ideal es que alguien supervise a tu hijo adolescente durante el tiempo de su expulsión, para asegurarse de que cumple los principios enunciados arriba. En España, en algunas comunidades hay aulas de apoyo para los adolescentes expulsados, Puedes informarte de si la hay en la tuya. 

Tu caso personal para actuar si han expulsado del instituto a tu hijo adolescente

Ya sabes que en este blog no podemos dar consejos personalizados adaptados a la situación específica de tu hijo adolescente, porque no la conocemos al detalle, pero estas serían unas reglas que se podrían seguir en casi todas las expulsiones.

Ahora bien, si no se trata de la primera expulsión, si no ves que tu hijo entienda la necesidad de cambiar su conducta, si manifiesta sus deseos de “volver a hacer” aquello por lo que le han expulsado o si, como decíamos antes, de verdad se siente mejor cuando no está en su centro escolar… No lo dejes y busca ayuda psicológica. 

Un adolescente que “se porta mal” es normalmente un adolescente que lo está pasando mal, por algún motivo que no quiere o no sabe contarte. Y sí, en ocasiones en los centros escolares se recurre a los castigos, pero estos no suelen ser la solución para el problema profundo. Solo un adecuado trabajo de sus miedos, sus frustraciones, su ira… O lo que sea que esté motivando la conducta ayudará a que tu adolescente cambie de actitud.

Y si no sabes bien cómo acompañar a tu adolescente en los cambios propios de su edad, cómo motivarlo o ayudarle a sacar a esa persona maravillosa que sabes que lleva dentro, te interesa lo que voy a contarte. En Adolescencia Positiva estrenamos un nuevo programa de mentoría para adolescentes, La Brújula, en el que acompañaré, si quieres, a tu adolescente en la búsqueda de su propio camino.

Antes de cerrar esta página me gustaría que me contaras, ¿han expulsado alguna vez a tu adolescente del instituto? ¿Cómo te lo has tomado? Estaré encantada de leerte junto al resto de la comunidad.

12 Comentarios. Dejar nuevo

  • Isafacon7@gmail.com
    mayo 9, 2022 8:10 pm

    Si, le expulsaron por llevar en el patio durante el recreo la mascarilla mal puesta. Ya le habían dado varios avisos. Hablamos su tutor y yo con él, haciéndole ver que son normas del centro aunque en el exterior se pudiera ir sin mascarillas y que las normas hay que cumplirlas nos gusten o no porque es más tanto él como yo firmamos las normas del centro al principio del curso. Que no expulsaran a otros que estaban igual, muy sencillo mide 1,92 y su amigo por el estilo, con lo cual a ellos se los ve más que a nadie, a ver si así entendía que llama más la atención y muchas veces cuanto más discreto mejor. Y por supuesto que no creyese que ese día iban a ser vacaciones.

    Responder
  • Pues siii y muchísimas veces,

    Es verdad que dicen que a los TDAH, no deberían expulsarlos.

    Gracias

    Responder
  • Hoy por otra madre,me he enterado que han expulsado a un amigo de mi hijo de clase,y por lo visto mi hijo entendía que había sido por culpa de el,y se ha portado mal para que también le expulsaran a el y así apoyar al amigo,como reconociendo que ya que le habían expulsado por su culpa,el también debía ser expulsado…últimamente tiene una actitud muy negativa conmigo y en puedo hablarle…ni se me ocurre decirle que me he enterado…ya que me mada callar o se revuelve hablándome fatal,el y yo siempre nos hemos llevado muy bien,pero ahora el esta cambiando…y yo intento seguir tus pautas,no entro en conflicto cn el respiro hondo ,me entran ganas d llorar cuando me habla mal…pero pienso Laura esto pasara…no se

    Responder
  • Hola Diana, si lo expulsaron una vez, fueron 3 días de expulsión y me llevé un disgusto tremendo. Nosotros también lo castigamos duramente en casa, estuvo casi un trimestre sin móvil, sin consola y sin salir, fue duro aquello. El se sentía mal, claro, se arrepintió del hecho que motivó la expulsión. Después no ha ocurrido más aunque recibo a menudo mensajes de los profesores de que no se comporta bien en clase y cuando le llaman la atención se enfada y contesta mal. Dice que le cuesta controlarse, que se aburre en clase y se dedica a hablar…le riñen y en vez de deponer la actitud se enfada y contesta mal. Está claro que el castigo sirvió de poco, le pregunté ti que si tiene algo que le haga estar a disgusto y me dice que no, es una época difícil. Gracias y un saludo

    Responder
  • Hola Diana, si lo expulsaron una vez, por insultar a una profesora por Classroom, luego lo borró pero ya fue tarde, fueron 3 días de expulsión y me llevé un disgusto tremendo pues jamás había hecho algo así. Nosotros también lo castigamos duramente en casa, estuvo casi un trimestre sin móvil, sin consola y sin salir, fue duro aquello. El se sentía mal, claro, se arrepintió del hecho que motivó la expulsión. Después no ha ocurrido más aunque recibo a menudo mensajes de los profesores de que no se comporta bien en clase y cuando le llaman la atención se enfada y contesta mal. Dice que le cuesta controlarse, que se aburre en clase y se dedica a hablar…que le tienen manía ya, le riñen y en vez de deponer la actitud se enfada y contesta mal. Está claro que el castigo sirvió de poco, le pregunté que si tiene algo que le haga estar a disgusto y me dice que no…y que se siente mal por decepcionarnos y que estemos tjuntos usted pero por otro lado allí con los compañeros pues se pone a hablar y hablar hasta que le riñen,…es una época difícil y me preocupa que vaya esto a más . Gracias y un saludo

    Responder
  • A mí hija la han expulsado por quinta vez. Es su primer año de instituto y en lugar de recapacitar, entender y aprender es como si hiciera el efecto contrario. Tiene tdah pero nunca antes había tenido problemas de este tipo. Creo que con cada expulsión se ha ido hundiendo y frustrando más. Estamos yendo a terapia pero de momento no vemos ninguna mejoría en su sensación de malestar. Estoy sufriendo mucho por ella.

    Responder
  • A mi hijo le han expulsado dos veces este año,la segunda vez por hacer una foto al resultado de un examen de un compañero suyo que no estaba y mandárselo!
    Mi preocupación viene porque el instituto lo ve como algo muy grave y mi hijo no ve donde está lo grave!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú