Mi hijo adolescente se cree mejor que yo, que lo sabe todo

Mi hijo adolescente se cree que es mejor que yo y que lo sabe todo

Sabe más que tú. No parece tener ninguna responsabilidad hacia ti ni hacia el resto de la familia o la casa que compartís. Nunca te da las gracias. Te discute cualquier opinión, cualquier norma, cualquier aviso. Tú sabes que tiene solamente 13, 14, 15 años, que le queda mucho por aprender y que debes guiar su camino, pero es difícil cuando tu hijo adolescente se cree mejor y superior a ti.

El pensamiento egocéntrico es normal en la adolescencia, y hasta positivo, pues es una etapa necesaria para la construcción del propio yo (y este es el objetivo fundamental de todo adolescente: construirse como persona individual). Pero una cosa es un egocentrismo sano y otra el narcisismo y la competitividad.

Porque este “soy más que tú” continuo puede ser una manifestación narcisista, pero también un deseo de competir contra el padre o la madre, de demostrar la propia superioridad.

¿Cómo saber si tu hijo adolescente se siente en competencia directa contigo o es narcisista? Y, sobre todo, ¿cómo solucionarlo?

Cuando los hijos compiten con los padres

Los niños y adolescentes de hoy no lo tienen fácil: en muchas ocasiones, sus propios padres y madres (especialmente los de mayor edad y nivel formativo) los someten a una gran exigencia y perfeccionismo, que puede convertirse en competición.

Sí, algunos padres, en el afán de querer motivar a sus hijos a mejorar, se ponen como modelos y terminan siendo verdaderos rivales

¿Por qué algunos adolescentes compiten con sus padres?

Un padre que cuando pierde a un juego acusa a la hija de hacer trampas, una madre que cuando su hijo logra un objetivo lo minimiza o se atribuye el éxito (“lo has conseguido gracias a mí”)… Se trata de una dinámica tóxica que crea en el hijo la sensación de necesitar superar a sus padres.

Al llegar a la adolescencia, ese hijo o hija puede terminar despreciando a sus padres, especialmente si tiene más éxitos (escolares, deportivos, sociales…) que ellos a su edad. 

Son adolescentes que “se creen más” que sus padres porque se les ha enseñado a intentar ser más que ellos

Es muy frecuente que esta actitud de competencia feroz la trasladen también a sus relaciones con sus amistades (pues el modelo que se usa para comportarse en sociedad suele ser el aprendido en casa), pero en ocasiones no sucede así, sino que son chicos y chicas como todos, incluso un poco retraídos socialmente, como suele sucederles a los adolescentes con poca autoestima.

El matiz entre estos adolescentes y los narcisistas es que los primeros cifran su valor en sus éxitos, mientras que los narcisistas sienten que su superioridad es innata. Aunque, como veremos, tienen más cosas en común que diferencias.

Hijos que lo saben todo
El narcisismo es un rasgo de la personalidad que se adquiere a través de las interacciones sociales y de la educación recibida en casa.

Hijos narcisistas que lo saben todo

Existe el narcisismo como enfermedad de salud mental, pero aquí nos vamos a referir exclusivamente al narcisismo como rasgo de la personalidad, es decir, al narcisismo no patológico (si sospechas que tu hijo o hija padece narcisismo patológico, lo mejor es que pidas ayuda psicológica).

Se considera narcisista a aquella persona que siente una admiración desmedida hacia sí misma, que sobreestima sus propias cualidades y subestima las de quienes le rodean. 

¿Por qué algunos adolescentes son narcisistas?

Parece bastante claro que el narcisismo es un rasgo de la personalidad que se adquiere a través de las interacciones sociales, de la educación, y especialmente de la recibida en casa.

Pero no se dice mucho que, según las investigaciones, el narcisismo muchas veces nace de una buena intención: padres y madres que, conocedores de la importancia de una autoestima ajustada y del papel de la educación en la misma, al intentar educar hijos e hijas con autoestima terminan alabándolos en exceso.

Cuando se idealiza a los hijos, repitiéndoles constantemente lo especiales y superiores al resto que son, se puede terminar despertando en ellos rasgos narcisistas. Y, curiosamente, se consigue lo contrario a lo que se pretendía: una autoestima muy desajustada.

Y es que no es sencillo cambiar el paradigma. La mayoría de nosotros fuimos educados por padres y madres que no habían oído nunca hablar de autoestima, y sí de “firmeza” y de “disciplina”, en el sentido tradicional. Si estás intentándolo pero no lo consigues, si necesitas acompañamiento porque sientes que es un camino muy solitario, te invito a unirte al Círculo de la armonía familiar, un programa de 10 semanas en el que te ayudo a soltar los patrones que te pesan y a comenzar a disfrutar de la educación de tu adolescente.

Me apunto al Círculo de la armonía familiar.

Rasgos de los adolescentes competitivos y narcisistas

Las personas narcisistas y las altamente competitivas tienen, como decíamos, algunos rasgos de carácter comunes: 

1. Baja autoestima

Contrariamente a lo que suele creerse, ser narcisista o competitivo no es un síntoma de alta autoestima sino de lo contrario. 

Y es que la autoestima real no es “quererse mucho”, sino “quererse bien”, es decir, aceptarse tal y como se es, conociendo las propias fortalezas y debilidades y trabajando las primeras si así se desea.

2. Falta de contacto con los propios objetivos y deseos

Quien está siempre pendiente de ser el mejor, o de ganar siempre a tal o cual persona ha aceptado unos objetivos y deseos que no se corresponden con los suyos, sino con los que la sociedad considera deseables. Vivir en desconexión con la propia persona suele provocar frustración y contribuye a una autoestima baja.

3. Baja tolerancia a la frustración

Estas personas creen que deben rendir al máximo de sus capacidades, ya sea para ganar a otras o para demostrarse a sí mismas que están a la altura de sus propias expectativas.

Si sus expectativas no se cumplen, suelen frustrarse rápidamente, incluso no reconocer sus propios errores (que a veces no son ni eso), ocultándolos o culpando a los demás de ellos (por ejemplo: “he perdido porque has hecho trampa”, o “no he sacado un 10 porque las preguntas estaban hechas a mala idea”).

4. Escasa empatía

El deseo de ser mejor, o superior, a toda costa, hace que estén tan centrados en sí mismos que se desconectan de los otros, cuyo sufrimiento por la competitividad o por las exigencias continuas no son capaces de ver.

Esa altivez que a veces muestran algunos adolescentes, diciéndose mejores que sus padres, no suele tener intención de herir, sino que es producto de la falta de empatía.

Cómo actuar ante un hijo adolescente que se cree mejor y que lo sabe todo

Venga del egocentrismo o venga de la competitividad, cuando un adolescente se cree mejor que otros (que sus padres, que sus compañeros y profesores, …) hay que revisar la práctica educativa

Se trata de realizar pequeños ajustes que hagan que el adolescente comprenda que ni necesita tener una conducta intachable ni debe competir con nadie (y mucho menos con su padre o madre) pues, a la larga, esta actitud va a ser perjudicial para sí mismo y para quienes le rodean.

Algunas sugerencias al respecto:

  • Ayúdale a construir una autoestima saludable

Olvida la creencia habitual de que la autoestima se construye halagando: está demostrado que la autoestima ajustada viene de la certeza de sentirse querido incondicionalmente, independientemente de los propios errores o defectos.

Si el problema es que tu hijo compite continuamente contigo, es fundamental que abandones esa actitud, que no entres en el juego. Sois personas diferentes: reconoce sus éxitos, ayúdale a vivir su vida y olvídate de compararlo con quien tú fuiste.

  • Modela empatía

Si los padres y madres no mostramos empatía, difícilmente la podrán construir nuestros hijos

Mi hijo adolescente se cree mejor que yo, que lo sabe todo

Escuchar, interesarse por lo que dicen y hacen, no juzgar sus gustos (y mucho menos sus sentimientos), expresar los propios sentimientos aunque nos haga sentir vulnerables… Son algunas actitudes empáticas que podemos adoptar.

  • Enfócate en sus esfuerzos y no en sus logros o fracasos

Las personas competitivas, y también las narcisistas, suelen identificar lo que son con lo que consiguen hacer; es decir, que se valoran por sus resultados y no por sus esfuerzos.

Intenta siempre dar valor al camino que ha recorrido tu hijo o hija, mejor que al resultado y, sobre todo, valora a la persona por encima de lo que consiga (o no).

  • Enséñale a admirar a los demás

El egocentrismo natural de la adolescencia se acompaña, aunque parezca paradójico, de una gran generosidad. 

Enseña a tu hijo adolescente a admirar a los demás: alaba las cualidades positivas que encuentres en otras personas, sus gestos… Cuantos más referentes diferentes tenga tu hijo más se dará cuenta de que en todas las personas hay actitudes o valores admirables.

  • Practica actividades cooperativas

Tanto los egocéntricos como los competitivos necesitan ser conscientes de que su valor en la sociedad está en aquello que suman al esfuerzo colectivo, mucho más que en sobresalir individualmente.

Por eso, te recomendamos evitar las actividades (juegos, deportes, etc.) competitivas por un tiempo y escoger aquellas que se centren en la cooperación.

¿Tu adolescente cree que es mejor que tú o que otras personas? ¿Cómo lo llevas?

20 comentarios. Dejar nuevo

  • Si al querer tanto también nos equivocamos, puedo con este artículo ver situaciones en la criianza como poner ejemplo de lo bueno y también lo malo que hice. Querer que tuviese muchos aprendizajes en diferentes áreas para que al crecer fuera mas independiente. Somos el adolescente y yo la abuela. Los padres murieron .

    Responder
  • Norma Fernández
    abril 24, 2023 9:55 pm

    Excelentes herramientas los tomare en cuenta y practicaré
    Muchas gracias Diana

    Responder
  • Mi adolescente actúa como que no necesita de nadie porque lo sabe todo según el, es muy difícil complacerlo pues no logro conocerlo .

    Responder
  • Muchas gracias por el apoyo. Leyendo los consejos me certifica que en algunos casos he fallado. Tengo tres hijos de 24, 17, y 5 años.
    Mi hija de 17 tiene diagnostico de trastorno de personalidad narcisista ( como el padre) .
    Recuerdo cuando ella era pequeña a cada logro mi reaccion era un: wow, que bien, estupendo, te salio perfecto.
    Hoy con el mas pequeño mi reaccion es : se ve que tas esforzado mucho. Deberias estar orgulloso de tu logro.
    Es tambien una forma de demostrar cariño y hacerle saber que estoy contenta de una forma mas „sana“.
    Vivir con un adolescente con este problema es muy duro.

    Responder
  • Muchas gracias por este artículo!
    Me doy cuenta que tener una adolescente narcisista es reflejo de las medidas de exigencia que le impusimos desde pequeña, con la intención de hacerla “fuerte” e “independiente”, sólo logramos que siempre esté en competencia con todo y todos; intentaré enfocarme en sus esfuerzos y lograr que la empatía crezca en ella. De verdad que me doy cuenta que sigo formándome como madre y espero lograr que mi hija sea feliz.
    Gracias por esta lección

    Responder
  • Mi hijo se cree con la verdad absoluta, no empatiza, no socializa en casa, a la hermana la trata de inferior a él si hablamos de tema inteligencia.No se equivoca nunca…eso cree él,no pide perdón, no nos cuenta nada…sin embargo, alumno modelo, aunque por suerte para él no tiene que esforzarse, amigo modelo…en casa nada que ver, casi no nos habla con respeto.Parece que le cuesta muchoo mostrarnos cariño, esa es mi percepción El artículo está genial, pero yl trato de darle cariño, de alabar sus logros….y no funciona.

    Responder
    • Primero quisiera agradecerte porque e seguido tu página en el momento exacto en el que mi hijo a empezado su adolescencia y tus artículos, publicaciones, etc me esta sirviendo de mucha ayuda.
      Creo que mi hijo no es narcisista pero con estas pautas me ayudaran mucho para no exigirles tanto a mis 3 hijos.
      En este caso creo que nosotros no estábamos haciendo un buen trabajo.
      Mil gracias

      Responder
    • Maria Rosa, no sabes como te entiendo, has descrito exactamente mi familia. Es desesperante, porque no funciona nada de lo que intente, ni si quiera alabar sus logros, no le importa mi opinión, porque según él nunca se de lo que hablo, así que solo digo tonterías. Se hace muy difícil poder hablar y tratar a una persona que es maravillosa con todo el mundo menos en casa.

      Responder
  • Muchas veces pregunta cosas que luego te dice que no y las responder él , para qué preguntas? Digo yo! Pero muchas de esas veces, se baja del burro y te escucha.
    Si los demás no son buenos o tienen problemas, que lo solucionen, que se busquen la vida, se lo merecerán, algo habrán hecho! Son algunas de sus frases

    Responder
  • Muchas gracias por tu artículo, muy interesante. Veo bastantes rasgos de los que has explicado en mi hija de 13 años sobretodo con su padre. Y es una situación complicada porque él se pone a su altura…. estamos divorciados y no es muy fluida la relación…
    Pero bueno, yo estoy muy contenta de haberte conocido Diana e ir poniendo en práctica todos tus consejos. Un abrazo

    Responder
  • Cómo puede ser que dos niños nacidos y educados en la misma familia sean uno narcisista en grado máximo y la otra empática total con todos los que la rodean??
    Creemos que lo hemos hecho igual con los dos pero seguro que algo hicimos mal

    Responder
  • Muy buen artículo. Gracias

    Responder
  • Muchísimas gracias por el artículo, muchas cosas mencionadas las veo en mi hija de 15 años, pero estoy a tiempo de accionar desde otra perspectiva y reflejarlas en ella para optimizar su forma de ser .

    Responder
  • Gracias por tan útiles consejos y conocimientos al respecto. Son de gran ayuda para enfrentar los retos de la adolescencia

    Responder
  • Un articulo muy interesante,! Mi hijo todo lo sabe, todo lo conoce, el resto de la humanidad somos idiotas, anticuados, pesados…..
    A veces noto un pequeño guiño de nobleza que le queda muy escondido….. supongo que no todo está perdido!!

    Responder
  • Muchas gracias or la información. Me preguntó si aún con acciones empáticas, mensajes de apoyo a su enfuerzo, darle valor a la personas, las actitudes narcisistas de la adolescencia que aún se manifiesten tienden a desaparecer ?

    Responder
  • Gracias Diana!!! siempre interesante lo que nos dices…. Me encantas….
    Mi hija de 15 también lo es en casa y la de 12 años hace unos meses que está igual….., nosotros no nos enteramos de nada, yo soy una pesada y antigua….. Ellas lo saben todo……. Ni escuchan… Para mi es muyyyy complicado…..desafiandome constantemente y en su frustración insultando y faltando al respeto…… Espero que esta etapa pase pronto porque realmente no lo llevó muy bien….

    Responder
  • Miranda Isabella
    mayo 20, 2023 5:11 pm

    Muchas gracias!! Buena información para mi. Un beso.

    Responder
  • Johanna Castillo C
    mayo 26, 2023 5:18 pm

    Excelentes recomendaciones para el manejo de las situaciones con nuestros hijos adolescentes. Gracias, gracias, gracias!

    Responder
  • Muy interesante tu artículo!!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.