MI ADOLESCENTES ES OTAKU, ¿ES PELIGROSO?

MI HIJO ADOLESCENTE ES OTAKU, ¿ES PELIGROSO?

Últimamente te parece que tu hijo adolescente te habla en chino: que si Kirito, que si Kuriso, que si Naruto… Y cuando le dices que no sabes quiénes son esos personajes, te responde que es porque no eres otaku. Lo miras en internet, pero no termina de quedarte claro lo que significa. Y te preocupas, claro: ¿será peligroso que tu hijo adolescente sea otaku?

La verdad es que hay mucha confusión en torno a los otakus pero, como sabes, en Adolescencia Positiva no nos gusta alarmarnos sin razón, así que hoy traemos información sobre este fenómeno, para que te tranquilices y puedas valorar en qué punto está tu adolescente.

¿Qué significa exactamente otaku?

Otaku es una palabra japonesa que significa, simplemente, fan, aunque se emplea para ridiculizar a las personas apasionadas del manga y el anime (las historietas y las películas de animación japonesas).

Adolescente otaku

En Japón, otaku no significa solo que a una persona le gusten estos entretenimientos, sino que le gustan demasiado, que es capaz de incumplir sus obligaciones sociales (estudiar o trabajar) por quedarse mirando su anime, que tiene entretenimientos infantiles mucho más allá de la infancia y la adolescencia.

Fuera de Japón, aunque existe esta idea de que el otaku está infantilizado, y es un poco friki, el término es menos despectivo. 

En Occidente, un otaku es un aficionado a los animes, el manga y los videojuegos asociados a ellos, alguien que está al tanto de los productos de merchandising, de los nuevos episodios y series que se crean, a quien le gusta estar informado de lo que se mueve en ese mundo.

El fenómeno aterrizó entre nosotros en los años 90, pero se ha visto muy respaldado por internet, pues la red ha facilitado la rapidez en la transmisión de la información.

¿Es malo que mi hijo adolescente sea otaku?

Ser otaku no es, en sí mismo, ni bueno ni malo. Por eso vamos a comentar, punto por punto, los principales peros que las familias ponen en este sentido.

  • Es negativo pertenecer a un grupo social muy cerrado en la adolescencia

Podríamos decir que los otakus son como una tribu urbana: personas que se unen porque tienen una pasión en común, y esta misma pasión les da una identidad que les diferencia de los otros (que no conocen ese mundo tan particular del anime y el manga).

Contrariamente a lo que muchas veces se cree, pertenecer a un grupo, en la adolescencia, no impide la formación de una personalidad propia, sino que supone un primer paso para ello: ayuda al adolescente a salir del núcleo familiar.

Más adelante llegará el cultivo de sus propios gustos; de momento, tener el reconocimiento de su grupo de iguales es suficiente. 

Así, el pertenecer a un grupo al que le gusta el anime puede ser, simplemente, una vía para encontrarse a sí mismo.

  • El anime esconde violencia y pornografía bajo apariencia inocente

Como hemos dicho antes, anime solo significa serie de animación japonesa, y dentro de este formato hay diferentes géneros.

Toda madre o padre debe saber que hay mangas y animes que son extremadamente violentos, y también que son pornográficos. Eso no significa, claro, que todo el manga o el anime lo sea (Heidi, por ejemplo, es un anime).

Así que, de la misma manera que no sería justo condenar toda la industria cinematográfica de Hollywood solo porque algunos de sus títulos sean exclusivos para adultos, no deberíamos rechazar todo el anime por esta razón.

  • Los adolescentes que ven anime terminan haciéndose adictos

Ya hemos hablado en este blog de cómo el cerebro adolescente, por el estadio del desarrollo en que se encuentra, es especialmente sensible a las adicciones, a la recompensa rápida.

La estructura de los mangas y los animes, siempre en episodios que terminan en tensión para incitar a ver el siguiente no es nada nuevo (existe desde hace siglos). 

Lo que sí es relativamente nuevo es la posibilidad de seguir viendo episodios, uno detrás de otro, sin fin, porque están disponibles: ahí está el riesgo de que se convierta en una adicción.Adolescente anime

Pero ese riesgo, el de no ser capaz de parar de ver episodios, no es exclusivo de los adolescentes otakus.

Por otro lado, el fenómeno otaku tiene una particularidad, y es que se trata de un ocio transmediático, que se da en varios planos a la vez: el manga, el anime, los videojuegos, el merchandising, el cosplay… De manera que puede parecer que el adolescente no hace nada más en su tiempo de ocio, y esto suele preocupar.

Pero si tu hijo adolescente sigue teniendo amistades (aunque también sean otakus), si su desarrollo no parece estancado, si es capaz de parar de ver anime para hacer otras tareas (ir al instituto, comer, dormir…), probablemente no tengas de qué preocuparte.

Por el contrario, si crees que tu hijo tiene dificultades continuadas para llevar una vida saludable al margen de su afición, entonces sí que te aconsejo que consultes a un especialista en salud mental. Y hazlo también si tienes dudas, pues solo un especialista sabrá valorar las particularidades del caso de tu hijo adolescente.

  • El anime infantiliza a mi hijo adolescente

Es verdad que en ocasiones no nos gusta que nuestros hijos vean dibujos animados y lean comics más allá de una edad, pues nos parecen géneros infantiles, pero en el manga, como en Europa, hace tiempo que la historieta dejó de ser exclusivamente infantil, y hoy se escriben para personas adultas

Así que lo más probable es que los gustos de tu hijo, dentro del anime y el manga, vayan evolucionando hacia historias menos infantiles.

¿Y los hikikomori?

Hay una categoría especial dentro de los otaku. Son los hikikomori. 

Los hikikomori son personas que se recluyen en su casa y que solo se dedican a sus ocupaciones otaku.

En realidad, y sin querer aventurar un diagnóstico psiquiátrico que tampoco nos corresponde, la actitud de estas personas parece cercana a la depresión: faltos de habilidades sociales, tienen miedo al fracaso, presión escolar, desencanto social… 

Así, encuentran en el manga y el anime una manera de evadirse del mundo, como otras personas la encuentran en las drogas o en el alcohol.

Y evidentemente, sí, estas personas (que son las menos) tienen un problema. En Japón, de hecho, se trata ya de un problema social mayor.

¿Puede el anime ser bueno para mi hijo adolescente?

Desde Adolescencia Positiva pensamos que cualquier afición (siempre que no tenga un componente destructivo) es positiva en la adolescencia

Aficionarse a algo, sentir que se es bueno en algo, suele tener una repercusión positiva en todas las personas: mejora el autoconcepto y la autoestima, y aumenta la tolerancia a la frustración.

En la adolescencia, además, las aficiones suelen ser la puerta para mejorar algunas habilidades: la concentración, la constancia, el trabajo en los objetivos a medio y largo plazo, el descubrimiento de las propias pasiones. 

Algunos ejemplos:

Muchos adolescentes aficionados a los mangas son capaces de recitar los nombres de personajes de sagas completas, conocen fechas de publicación, autores, editoriales… Probándose a sí mismos y a otras personas que tienen una gran memoria (que podrán usar en el contexto escolar, si quieren).Adolescentes manga

Otros terminan, por ejemplo, recreando sus propios mundos ficticios a través del dibujo, como prueba la gran cantidad de manuales para aprender a dibujar al estilo manga.

Los hay, también, que se deciden a aprender japonés (el número de personas que aprende japonés creció un 71% entre 2012 y 2018). 

Hay, incluso, un fenómeno, conocido como fan-sub, en el que personas de diferentes países traducen de forma altruista mangas recién publicados, en ocasiones con horas de diferencia con respecto a la salida en japonés. Un fenómeno que, aunque vulnera los derechos de autor, es tolerado por las editoriales japonesas, que ven así aumentar los seguidores de estos productos.

Relacionado con otro aspecto de los intereses otaku, algunos adolescentes se lanzan al mundo de la creación de videojuegos animados por una pasión que nace de los productos manga y anime.

¿Qué hago si mi hijo adolescente consume manga o anime?

Si tu hijo adolescente te dice que es otaku, piensa lo primero que al decírtelo da prueba de una gran confianza en ti: eso ya debería hacerte pensar que no hay nada raro en su afición.

No obstante, en lugar de sospechar o decirle que no te gusta ese tipo de ocio, interésate por lo que ve o lee (así puedes asegurarte, también, de que no hay pornografía o extrema violencia ocultas), pregúntale por sus aficiones, déjale que te cuente las historias que le interesan, los problemas de los protagonistas: sentir que comprendes y apoyas sus gustos es un paso importante para su autoestima.

Puedes aprovechar, también, para hablarle de cómo algunas de las series de anime no son apropiadas para su edad; así allanas el terreno para que, si un día se topa con una, no se sienta culpable y pueda decírtelo con confianza.

Y, por último, mantente vigilante, pero confía. Los adolescentes son personas maravillosas y, a menos que tengas una razón poderosa para preocuparte, lo más probable es que todo vaya bien.

¿Crees que tu adolescente es adicto a los videojuegos en general?

No te marches del artículo sin antes comentarnos si sabías de este concepto japonés o si conoces a algún adolescentes que se declare otaku.

31 Comentarios. Dejar nuevo

  • Mi hijo dice ser otaku, le gusta ver anime y leer manga.
    Me cuenta muchas historietas y estoy encantada con su conversación.
    He leído el artículo y me ha parecido súper interesante.
    Muy agradecida por toda la información.

    Responder
  • Andrea Guillén
    abril 5, 2022 11:19 am

    La verdad solo tenía una noción básica del tema. Este contenido me ha servido mucho para entender mejor este “mundo” otaku. Gracias por ponerlo a disposición de madres y padres que navegamos por la adolescencia ❤️

    Responder
  • Mis hijas dicen ser Otakus, aunque no dejan de lado otras cosas, también quieren ser «skiters» o no sé muy bien como se escribe. Gracias por el artículo he aprendido cosas que no sabía y aunque no estaba preocupada, me quedo con la idea de observar su comportamiento.

    Responder
  • Hola! Mi hija no se autodenomina Otaku, de hecho cuando alguien se lo decía no le gustaba. A mi hija le encantan los mangas y gracias a ello se ha aficionado a leer, esto le ha llevado a leer otro tipo de libros y yo encantada. Ella dónde tiene problemas es encontrar gente con sus mismas aficiones, vivimos en un pueblo pequeño y ser diferente pesa mucho, poco a poco y con ayuda intenta ser una Otaku feliz!

    Responder
  • Gracias por tan valiosa información, tengo una sobrina preadolescente que se declaró otaku y hace poco mi hija adolescente dice sentirse también atraída por el manga y toda esta cultura del anime. Hay mucha desinformación al respecto porque creo que el contenido es muy violento o explícito de índole sexual, pero gracias por la Aclaración. Intentaré darle una oportunidad a lo que ve, para entenderla mejor. Gracias.

    Responder
  • Excelente publicación, gracias!

    Responder
  • Mi hijo me dice que de haber alguna etiqueta que pudieran colgarle, esta se acercaria mucho al concepto de Otaku

    Responder
  • Hola Diana! Me ha gustado mucho tu publicación, aunque mis hijas son Otakus o más bien Cosplayers, y no estoy tan contenta. Al principio no me importaba, pero ahora veo q todos sus amigos de ese mundillo tienen (o dicen tener) problemas de salud mental y son (o dicen ser) transexuales, homosexuales o bisexuales. No me malinterpretes. No tengo nada en contra de nada de eso, pero el problema es q creo q se quieren parecer tanto unos a otros, e incluso a los personajes de los animes, q creen serlo sin serlo de verdad… esta es mi experiencia mas amarga…. por lo demás no veía ningún problema en la afición ni en la forma de vestir. Muchas gracias!

    Responder
    • Vaya, parece que no has tenido buena experiencia con los que has conocido, pero la verdad es que también encuentras adolescentes geniales con gustos distintos a la media. Y además son muy divertidos!!!

      Responder
  • Mi hijo no se define como Otaku, simplemente ve anime porque le gusta. Los manga no los coge… requiere lectura y le genera más trabajo… De momento, no puedo quejarme mucho, es un buen chico aunque preferiría que se relacionara más físicamente y no tanto a través de las redes

    Responder
  • Bueno mi hijo no es Otaku o el dice no serlo en cambio una compañera de clase suya si que se define como tal. Desde hace un tiempo si que ve más anime e incluso hace dibujos de manga y anime pero también tiene otros intereses así que por ahora no me preocupa. Gracias por tus artículos

    Responder
  • Excelente artículo, yo tenía una noción leve de lo que significaba. Gracias.

    Responder
  • Mi hijo de 14 años es Otaku y al principio me asusté, pq solo me quedé con la cosa de que son solitarios y se aíslan en casa… El es feliz con sus series que encima las ve en Japonés con subtítulos y sus cómic, y por lo menos lee. Yo le compro los cómics, a si que se de que van.
    Gracias por la información

    Responder
  • Merce Pérez
    abril 6, 2022 6:27 am

    Muy interesante Diana, como siempre. Sabía algo de esto,vodro ahora creo que sé incluso más que mis hijos , que sólo conocen un poco el tema de oídas. Gracias!!

    Responder
  • Si. Mi hija se define con ser otaku, lee mangas y sabe de los nuevos que van saliendo y también ve alguna serie pero es algo normal, yo lo hablo con ella y ahora me voy a leer un manga para saber de qué van las historias. Gracias por la información.

    Responder
  • Maite Agulló
    abril 6, 2022 4:11 pm

    Mi hija de 12 años se ha aficionado a leer libros de manga, todas las semanas se va comprando algún ejemplar de varias colecciones que le gustan. Dice que no se considera otaku para nada. Si me preocupa alguna lectura, me la va contando con naturalidad para tranquilizarme.

    Responder
  • Se lo que es utaku ya q yo tmb soy y por desgracia mucha gente lo confunde con gentay , o con gente que no se lava y no sale.
    La ignorancia es lo que tiene.
    Así que antes de descalificar o juzgar algo o alguien es bueno informarse .

    Responder
  • Sandra Corredor
    abril 6, 2022 8:03 pm

    En casa tengo uno que dice ser pero no es. En consulta si hay muchos casos preocupantes, lo que más me inquieta es que cada vez niños más chiquis están complicando su vida con el uso de este tema.

    Responder
  • Hola mis hijas tambien ven y leen animes y a mi tambien me gustan las veo con ellas, no llegan a los extremos como aislarse de los demas yo veo que llevan una vida normal tambien hacen otras actividades cumplen con sus tareas por mi parte no me preocupa mucho ya que siempre conversamos y nos reimos viendo los animes igual siempre superviso que animes ven y hablo con ellas de que tipo de animes no son adecuados

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú