Mi hijo adolescente ya no es cariñoso conmigo, ¿qué hago?

Cuando tenía dos años te preguntabas si algún día ese niño o niña sería capaz de alejarse cinco centímetros de ti, aunque solo fuera para dejarte ir al baño sola… Y ahora no se te acerca ni aunque le supliques y tienes más que prohibido cualquier tipo de contacto físico delante en público. Tu adolescente ya no es ese ser cariñoso y besucón que era en su infancia.

Esta es la situación de muchas familias con hijas y, especialmente, hijos adolescentes: parece que se volvieran hoscos de la noche a la mañana. Y claro, las madres y los padres se molestan, se frustran, se preguntan si habrán hecho algo mal.

Pero no. Esta conducta de rechazo físico es muy habitual en la adolescencia, pues se trata de un reflejo de los cambios cerebrales, de su necesidad de independizarse de la familia.

Que sea habitual no debe ser, sin embargo una razón para no hacer nada o esperar a que pase. Los adolescentes, no nos cansaremos de decirlo, nos necesitan a su lado, y por ello es necesario encontrar un equilibrio entre el respeto a su necesidad de alejarse de nosotros y una presencia constante y discreta.

Es difícil, pero es posible recuperar algo de intimidad y complicidad con un adolescente que ha dejado de ser cariñoso.

hijo adolescente poco cariñoso
El ser poco cariñoso se relaciona con el ciclo vital que el adolescente está viviendo

Por qué los adolescentes dejan de ser cariñosos

Lo primero que hay que decirse, cuando un niño cariñoso se transforma en un adolescente arisco, es que no es culpa nuestra. Ni suya. Nadie ha hecho nada mal.

Si tu adolescente se ha vuelto arisco, piensa más bien que:

1. Es una fase más de su desarrollo.

El ser poco cariñoso se relaciona con el ciclo vital que el adolescente está viviendo, el descubrimiento de su individualidad. 

Mejor que lamentarte por el niño que ya se fue, céntrate en quien es ahora y busca otras maneras de demostrar cariño.

2. Forma parte de la necesidad de alejarse.

El cerebro adolescente está configurado para salir de casa. Ignorar nuestros consejos, buscar otros referentes, pasar tiempo con las amistades, separarse físicamente de nosotros: todo es uno. 

3. En ocasiones está ligado a la imagen que quieren dar de sí mismos a sus iguales.

Algunos adolescentes, y sobre todo algunas adolescentes, se muestran muy cariñosas con sus amistades, pero no con su madre o su padre, para no parecer infantiles.

En cualquier caso, tanto en la infancia como en la adolescencia, debemos respetar estos límites físicos: en todo momento nuestros hijos deben saber que tienen la capacidad de decidir sobre su cuerpo.

4. A veces contribuimos a ello.

A nadie le sorprende que una madre o un padre bese a su hijo de siete años, pero ¿y cuando tiene diez? ¿Y cuando tiene quince? 

En ocasiones, cuando llega la adolescencia hay una cierta inhibición en las demostraciones físicas de afecto (sobre todo por parte de los padres) que hace que ninguna de las partes sepa cómo actuar.

El contacto físico es muy importante, también en la adolescencia

Aunque a veces nos gustaría, no podemos como padres simplemente esconder la cabeza bajo tierra y dejar que la adolescencia pase. De hecho no debemos, pues los adolescentes necesitan a sus padres más que nunca.

Si estás tentada de hacer esto porque ya no puedes más, no eres la única, pero hay solución: apúntate a los talleres online gratuitos Gestión de batallas con adolescentes, que tendrán lugar el 24, 26 y 28 de abril y 1 de mayo de 2023. En ellos descubrirás las razones de tus desencuentros con tu hijo adolescente y cómo afrontar una nueva relación con él desde la armonía y el respeto.

Me apunto a los talleres Gestión de batallas con adolescentes.

Los seres humanos necesitamos tocarnos. Se sabe que el contacto físico es imprescindible para el correcto desarrollo de los bebés y niños muy pequeños (su ausencia en la primera infancia puede provocar una depresión y derivar en la muerte), pero cada vez son más los estudios (ya vimos cómo la pandemia, por desgracia, los confirmó) que confirman que los abrazos y las muestras físicas de afecto son necesarias en todas las etapas de la vida

Algunos estudios han probado, además, que la falta de ternura y afecto por parte de los padres en la adolescencia es directamente proporcional a la inseguridad que sienten los adolescentes

En definitiva: independientemente de que te muestre su afecto o no, tu hija o hijo adolescente necesita pruebas de tu cariño para crecer de forma equilibrada.

Cómo relacionarse con un adolescente poco cariñoso

Queda claro, por tanto: tu tarea, como madre o padre, es restablecer un mínimo de ternura y, a poder ser, de contacto físico. Complejos en la adolescencia, como afrontarlos

Y es que tu hijo o hija adolescente necesita marcharse, sí, pero necesita mucho más tener un lugar al que volver, saber que tú, que la familia, sois ese espacio seguro en el que va a poder recuperarse de sus decepciones, de sus errores…

Lo ideal es haber empezado en la infancia. Si has establecido una educación democrática en la que el amor se expresa, hay comunicación y autonomía y se estimula a los hijos hacia el pensamiento independiente, entonces todo será mucho más sencillo.

Nadie garantiza que los hijos educados en este modelo no se vayan a distanciar de ti, pero la educación democrática ayuda a que los hijos tengan un mejor autoconcepto y un mayor equilibro emocional. Esto hará que, si la relación se ha enfriado, sea más sencillo volver a una más cercana.

Si tu modelo parental era otro, o si sientes que tu adolescente te rechaza y no sabes cómo acercarte, prueba con estos consejos: 

No le hagas reproches.

Algunos adolescentes aceptan bien los “reproches” hechos desde el humor (algo así: “hijo mío, qué caros son tus besos”), pero otros no: tú sabes cómo es tu adolescente y hasta dónde puedes llegar.

En lo que no debes caer es en reprocharle de verdad su alejamiento, por mucho que te duela. Corres el riesgo de que se sienta desplazado.

Busca momentos de intimidad.

Los adolescentes necesitan ese contacto físico, como decíamos, pero si no lo quieren, estar presentes, compartir con ellos confidencias, preocupaciones, anécdotas de nuestro día a día… Puede ser un primer paso. 

La neurociencia nos dice, precisamente, que en el ser humano el lenguaje tiene la misma función que los abrazos: reforzar los vínculos entre individuos.

Interésate por él o ella.

A veces los adultos cometemos el error de preguntar solo por las cosas del colegio, y eso causa mucho rechazo en los adolescentes: interésate por tu hijo o hija, conoce sus gustos, sus canciones favoritas, lo que ve en la TV, los deportistas a quienes admira…

Que te preocupes por sus cosas, que le demuestres que le ves, es una muestra de afecto que tu adolescente sabrá apreciar.

Apoya sus iniciativas.

¿Tu hijo adolescente ha decidido hacer un mercadillo para una causa solidaria? ¿Tu hija quiere hacer el camino de Santiago? Apóyale, siempre, aunque lo veas difícil.

Cuando apoyas a tu adolescente, le haces sentir que te importa.

Hazle saber que tu amor es incondicional.

Lo puedes demostrar, pero viene bien que se lo digas de vez en cuando: que le quieres más que a nada y por encima de todo. 

Tu adolescente debe saber siempre que, aunque se haya distanciado de ti, ese hecho no tiene consecuencias sobre tu amor.

Busca el contacto físico.

Con delicadeza y respeto, si lo evita, hay algunas maneras en las que puedes buscar el contacto físico, aunque sea de baja intensidad, con tu hijo o hija adolescente: 

  • Haz contacto visual.

Mirar a los ojos aumenta el vínculo con una persona y genera simpatía. No es igual que un abrazo, pero es un buen comienzo.

  • Tócale suavemente.

Algunos adolescentes que rechazan los besos y abrazos aceptan una palmadita en la espalda, que se les coja por los hombros en gesto cariñoso… Puede ser una buena manera de volver, a su ritmo, al afecto físico.

  • Haz de algunos momentos de besarse y abrazarse una rutina

No le beses en público, pero no renuncies, si puedes, al beso de buenas noches o de buenos días, al de despedirse y al de regresar a casa. 

  • Aprovecha para abrazarle cuando estéis a solas.

Algunos adolescentes echan de menos la infancia; por ello a veces es sencillo regresar, a solas, a muestras de cariño sencillas e infantiles, como las cosquillas o los abrazos. Si tu adolescente se deja, aprovecha: quizá te está diciendo que aún no sabe cómo relacionarse contigo.

Cuéntame, ¿tu adolescente se volvió hosco de repente? ¿Qué te funcionó a ti?

32 comentarios. Dejar nuevo

  • Gracias por tu ayuda siempre! Es maravilloso sentir que estás ahi! Lamentablemente no puedo asistir a los talleres.
    Pero gracias y Gracias!

    Responder
  • Gracias por los consejos!!!!

    Responder
  • Mi hijo es super revelde y nada demostrativo esta pasando un momento de desinterés en la escuela se le da por faltar y hablar de mala manera me cuesta mucho hacer una conversación con el

    Responder
  • Maydi Escalona
    abril 18, 2023 3:07 pm

    Mi hija tiene 14 años antes era super cariñosa decía que era la mejor mamita del mundo y ahora me cuesta para darle un abrazo.

    Responder
  • Me urge tener mejores habilidades para relacionarme de una manera sana, más amorosa y sobre todo respetando los límites de mi hija Jamás imaginé que dejaría de ser cariñosa conmigo ☹️ Y que no me permitiría serlo con ella
    ¡Gracias!

    Responder
  • Tengo hijos de 25 y 22 años
    Se dice que son adolescentes

    Responder
  • Me cuesta conectar siempre es todo cuando ella » puede y quiere» , al principio me enojaba porq no entendía sus reacciones, empecé terapia y a seguir a cuentas donde me ayudaron a entender q no estoy sola ! ahora respiro las veces q sea necesario para entender a mi hija.

    Responder
  • Muchas gracias por los consejos! Es bueno sentir que no solo le pasa a uno.

    Responder
  • Es verdad que duele ver cómo se van alejando! Conmigo no es tan arisco,un poco más con el papá, suele abrazarse y acurrucarse a mí cuando vemos alguna peli en el sillón y siempre pide que vaya a saludarlo cuando se va a dormir y me abraza fuerte!

    Responder
  • La etapa de la adolescencia sin duda está resultando las más difícil que hubiéramos imaginado tener que vivir y seguir esta pagina lo mejor que he he os podido encontrar para darnos cuenta de que no somos los únicos. Gracias

    Responder
  • Mi hija tiene 11 años, está empezando…pero el contacto ya no lo lleva bien…un beso o dos al día y ya!!! Gracias por tu ayuda!

    Responder
  • Muy buena informacion

    m

    Responder
  • Mi pequeñita de 1.70 era una niña muy amorosa, es mi segunda hija y nunca pensé que podría cambiar tanto y me afectan demasiado sus desplantes y sus formas de responderme. Leo, busco información y hago todo lo posible por estar presente en su vida pero siento que cualquier esfuerzo que haga, no me resulta para mejorar nuestra relación y me daría mucho dolor saber que esto que estamos viviendo, serán sus recuerdos de lo que fue su adolesencia. Gracias por tu ayuda y consejos, espero que pueda ser una mejor mamá para ella.

    Responder
  • Qué alivio recordar que no es una situación particular. Gracias y sí podremos salir adelante !!

    Responder
  • Gracias es siempre interesante la explicación para saber que lo que se hace está bien

    Responder
  • Me estás ayudando mucho con tus relatos,me cuesta mucho soltar y entenderlos,ya que nosostros venimos con otro patrones, gracias

    Responder
  • Mi hija no nos da besos, alguna vez abrazos y nos deja que le demos el beso de buenas noches y algun abrazo de vez en cuando. Echo de menos sus muestras de afecto, pero a veces se apoya en mi al ver la tele o nos hacemos cosquillas. (con su padre no eso) Asi que, con eso me conformo. Espero que algun dia vuelva a darnos besos y a decirnos que nos quiere. Pero no le presionamos. Entendemos que es una fase.

    Responder
  • Miranda Isabella
    mayo 20, 2023 5:09 pm

    Muchas gracias Diana.
    Gran ayuda con esta información. Un abrazo .

    Responder
  • Mi hijo de 12 años se ha vuelto un teniente coronel entre el cambio de voz ronca, lo serio que es, y que el piensa que lo sabe todo no sé por dónde cogerlo. Atrás quedaron las buenas noches mami, siempre estábamos juntos cogidos de la mano, se apoyaba en mí para todo, mi niño.. donde quedó ese niño maravilloso?

    Responder
  • Hola. soy padre de una niña adolesente de 14 años y en este muro me veo reflejado en muchas personas, antes mi hija se me acercaba me hacia el llamado (piojito), cuando llegaba de trabajar por las noches me recibia con un abrazo y su palabra de (papi ya llegaste), hoy en dia siento que la estoy perdiendo y me duele en el alma, es una persona fria, le pido aponiones y me contesta mas a fuerza que de ganas, es muy irritable, ella vive en su mundo y yo solo la veo como se aleja, me pregunto mil veces que le hice? no la lastimo, nunca le he pegado, es o fue mi hija consentida, todo esto comenzo por el mes de marzo y ha sido para mi muy doloroso.

    Responder
  • Mi hija tiene 11 y solo aparece cuando necesita algo, ahi se muestra cariñosa. Tengo un horario de trabajo que no me permite estar tanto con ella a excepción de los fines de semana. Antes de irme a trabajar trato de darme el tiempo para compartir y tomar desayuno, pero ella no quiere. Es muy triste. No le gusta conversar, adi es que tampoco puedo apoyarla entendiendo lo que le pasa porque no lo dice.

    Responder
  • Hola. Tengo a mi hijo de 15 años y ha cambiado mucho. Antes era tan cariñoso, nos sentabamos en el sillon y me pedia q lo abrazara, ahora me voy a sentar a su lado y se corre es muy triste sentir ese recahazo. A veces pienso q hize mal para q se aleje y me rechaze asi, es muy dificil poder mantener una minina conversacion con él.No se como actuar y es muy doloroso

    Responder
  • Tengo un varón antes era bien cariñoso, ahora lo quiero abrazar y no me lo permite, busco momentos donde el esta descuidado para abrazarlo a la fuerza se me retuerce todo y sale corriendo, el no es grosero pero estara bien que lo abrace a la fuerza?

    Responder
  • Tengo un varón antes era bien cariñoso, ahora lo quiero abrazar y no me lo permite, busco momentos donde el esta descuidado para abrazarlo a la fuerza se me retuerce todo y sale corriendo, el no es grosero pero estara bien que lo abrace a la fuerza?

    Responder
  • Justo estoy llorando por su desaire, me duele muchísimo su rechazo, desearía que el tiempo regresara y poder estar más con ellos. Intentaré acercarme a ellos y sobre todo orar por ellos.

    Responder
  • JUSTO ESTOY LLORANDO AL LEER CADA UNO DE LOS COMENTARIOS,PORQUE ME SUCEDE EXACTAMENTE LO MISMO…MI HIJO QUE TANTO AMO A CAMBIADO TANTO CONMIGO,ANTES ME DECIA QUE ME AMABA VARIAS VECES AL DIA ME ABRAZABA ERA SUPER CARIÑOSO….Y DE UN TIEMPO ACA A CAMBIADO TANTO,ME DUELE EN EL ALMA SU CAMBIO EL LO ES TODO PARA MI,NO SE QUE HISE MAL O PORQUE CAMBIO TANTO CONMIGO…ESTOY MUY TRISTE,AUNQUE TENGO QUE ACEPTAR QUE YA ES UN ADOLECENTE Y ESTA CRECIENDO PERO SU AUSENCIA ME DUELE EN EL ALMA….

    Responder
    • Te entiendo completamente… Estoy pasando por lo mismo .lo extraño tanto .Siento que me estoy enfermando .no quiero atocigarlo , pero siento que me faltan herramientas .estoy muy angustiada

      Responder
  • Duele mucho me acaba de decir que no siente cariño por mí y me rompió el corazón ❤️

    Responder
  • Mi hijo adolescente está muy hosco conmigo, yo siento que no me quiere,pues no me habl,si le pregunto algo no me responde, le insisto y lo hace en mala forma, no se me acerca para nada,hasta me mira con odio,será que se quiere ir de la casa? Ya va a cumplir 16

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.