Hijo adolescente miedo al instituto

MI HIJO ADOLESCENTE TIENE MIEDO DE IR AL INSTITUTO ¿QUÉ HACER EN CASO DE FOBIA ESCOLAR?

Con el inicio de curso llegan los reencuentros con los compañeros, las risas en los patios de los centros escolares, las nuevas amistades… Pero, para algunos niños y adolescentes, también un miedo muy intenso a acudir al centro escolar. ¿Cómo podemos ayudar a un adolescente que tiene miedo de ir al instituto?

El estrés es un mecanismo de supervivencia que nos mantiene alerta. En el instituto, como a lo largo de toda la vida, es normal sentir nervios ante determinados cambios, o con respecto a las evaluaciones. Si el estrés desaparece después del examen, o tras unos días con ese nuevo profesor, entonces no hay motivo de preocupación.

El problema viene cuando esa angustia, es más profunda y llega a resultar incapacitante: cuando el o la adolescente tiene un miedo tan desproporcionado que se siente incapaz (psicológica y físicamente) de acudir al instituto. Es entonces cuando hablamos de fobia escolar, que en algunos casos requerirá de tratamiento psicológico.

En este artículo te vamos a ayudar a detectar si lo que le sucede a tu hijo o hija adolescente podría ser fobia escolar y cómo puedes ayudarle si la padece. 

Qué es y cuáles son los síntomas de la fobia escolar

La fobia escolar no son novillos. No son excusas que te da tu hijo porque no ha estudiado para el examen de mañana. Es un problema real, que afecta a entre un 3 y un 5% de los niños y niñas en edad escolar, y que hay que tomarse en serio.

Este trastorno se manifiesta de forma ligeramente diferente en niños pequeños (en los que se puede confundir con la angustia de separación) y en adolescentes a partir de los 12 años, por lo que nos gustaría aclarar que lo que se diga aquí se refiere a la edad adolescente.

Miedo al instituto

Las manifestaciones más comunes de la fobia escolar son las siguientes:
  • Anticipación de consecuencias negativas asociadas a la escuela (miedo, por ejemplo, a recibir una mala nota, o a las burlas de los compañeros).
  • Evaluación negativa de las propias capacidades (preocupación por “no ser suficiente”).
  • Tensión muscular elevada y posibles temblores. 
  • Síntomas físicos: nauseas, sudoración, falta de aire, vómitos, mareos, ataques de pánico.
  • Conducta negativista (no se viste, no desayuna, se encierra en su cuarto) o expresiones verbales de no querer ir a la escuela.

Generalmente son niños que desde por la mañana (o desde el domingo por la noche, o la víspera de la vuelta al colegio tras los periodos vacacionales) empiezan a sentir un malestar que se agrava según se acerca la hora de ir a clase y mejora si se quedan en casa.

Debes saber, sin embargo, que quedarse en casa no es la mejor solución a largo plazo, pues no ayuda a superar la fobia sino a evitarla: después de varios días sin ir al instituto, los síntomas no solo no habrán mejorado, sino que probablemente se agraven.

Si un adolescente manifiesta miedo a la escuela, hay que trazar un plan de acción para conseguir que la supere. Y esto pasa, en primer lugar, por conocer las causas de la fobia.

¿Por qué surge la fobia escolar?

Ya ha quedado dicho antes: la fobia escolar no son novillos. 

Los novillos pueden tener como raíz un problema de tipo conductual, como el trastorno desafiante oposicional, y suelen hacerlos esos chicos y chicas que arrastran ya un historial disruptivo, de malas notas y de enfrentamiento a las figuras adultas (padres, profesores). 

Si crees que ese es el caso de tu adolescente, quizá puedas empezar a solucionarlo con estos consejos sobre cómo actuar con adolescentes que nos echan pulsos constantemente.

La conducta de un o una adolescente con fobia escolar es bien diferente: en este caso, el problema de fondo se asocia más a la depresión o a la ansiedad, se da en niños y niñas que no tienen por qué ser problemáticos en el aula o en casa, y es independiente de los resultados académicos.

Las razones que están por detrás de la fobia escolar son: 
  • Miedo al fracaso escolar o a decepcionar a los padres.
  • Dificultades para relacionarse con sus pares (en ocasiones no es fobia escolar, sino social).
  • Inseguridad y baja autoestima.
  • Inteligencia emocional poco desarrollada (es decir, que no saben cómo manejar sus emociones, aunque a veces las reconozcan bien).
  • Problemas de acoso escolar.

La fobia escolar, en adolescentes, suele iniciarse de forma gradual: no hay necesariamente un factor único (un cambio de centro o de profesor) que la desencadene. Esto hace que se identifique con dificultad, y que en ocasiones se diagnostique de forma tardía.

https://youtu.be/8sYLvqv5oso

Cómo actuar si crees que tu hijo adolescente padece de fobia escolar

Aunque, como dijimos antes, en ocasiones es mejor acudir a especialistas de la salud mental, lo cierto es que sí hay algunas cosas que, como madre o padre, puedes hacer si crees que tu hijo adolescente padece fobia escolar:

  • Habla con tu hijo adolescente.

En muchas ocasiones, decíamos, la raíz del problema es difusa, pero otras veces puede originarse en problemas específicos con profesores o con pares: acoso escolar, miedo a hablar en público, dificultades de relación, baja autoestima…

Incluso pudiera ser que se tratara de dificultades escolares asociadas algún otro tipo de problema: dislexia, TDAH, pérdida de audición o visión no diagnosticadas.

Pero estas sospechas solo las puedes confirmar si hablas con tu hijo adolescente (sí, se puede hablar con un adolescente), así que ponte manos a la obra para descubrirlo.

  • Habla con sus profesores.

En ocasiones, quizá por vergüenza o miedo de decepcionarnos, o porque les cuesta hacer ese ejercicio de introspección, los adolescentes no saben bien las causas de lo que les sucede.

Un profesor que conozca bien a tu hijo te podrá decir cómo ve su actitud en clase, su comportamiento con los otros compañeros… Su visión siempre completará la tuya y la de tu adolescente para ayudarte a tener una idea general del problema. 

Piensa, además, que los profesores saben también cuáles son las fortalezas de tu hijo adolescente, y decírselas, hablar de ellas y potenciarlas supone siempre una inyección de autoestima. 

Si mejora la autoestima de tu hijo adolescente, ten por seguro que la fobia escolar mejorará.

  • Vigila su comportamiento en otros contextos

Sin ser intrusiva, observa cómo se comporta fuera del colegio cuando se relaciona con otros chicos: en sus extraescolares, con otros grupos de amistades. Esto es importante para saber si la ansiedad está causada específicamente por el instituto o si hay algo más, una dificultad de tipo social y no solo escolar.

Puedes hablar, claro, también con sus entrenadores o profesores de otras actividades: su visión también será de gran valor.

  • Olvídate de las broncas y la impaciencia
Madre ayuda hijo adolescente

La prisa es una mala compañera para la educación, e insistirle a tu adolescente en que se prepare rápido, en que debe ir al instituto porque es su obligación, o amenazarle con un castigo probablemente no ayudará a nadie. De hecho, una actitud así más bien suele empeorar las cosas.

Si tu hijo adolescente tiene ansiedad escolar, tu impaciencia va a hacerle sentir peor. 

Valida su ansiedad, ponte en su lugar, escúchale y procura que tu preocupación o incluso el mal humor que te provocan sus continuos retrasos por las mañanas no sean la emoción dominante cuando hables con él.

Para ello te servirá mucho el tener un plan a medio plazo.

  • Trazad un plan conjunto con el centro

Si la ansiedad es grande, y especialmente si tu adolescente lleva un tiempo sin asistir a su centro escolar, no es aconsejable que vuelva de pronto toda la jornada: probablemente será demasiado.

Trazad un plan con ayuda de su tutor y el departamento de orientación del centro. Quizá pueda volver un par de horas al día, siempre las mismas, o quizá a determinadas asignaturas en las que se siente mejor: que el regreso sea gradual es fundamental para que la ansiedad no se desborde.

En algunos casos, incluso, es conveniente que el adolescente tenga permiso para salir del aula a tomar aire y calmarse, o bien sustituir algunos exámenes por otro tipo de prueba.

El plan, aunque es importante ser flexible, siempre debe tener un mismo objetivo, el regreso al horario completo (en dos semanas, en un mes, en el tiempo que os parezca necesario), y tu adolescente debe saberlo.

  • Ayúdale a relajarse

En ocasiones practicar yoga o meditación puede ser de gran ayuda, pues enseña a tu adolescente prácticas (como la atención a la respiración) que le pueden ayudar a controlar su ansiedad en cualquier momento del día.

Quizá podáis incluir alguna de estas en las rutinas nocturnas (pues el estado de ánimo al acostarse influye mucho en el que se tendrá en el momento de despertar) o al comenzar el día.

Se trata de que tu adolescente aprenda a bajar el ritmo, a ser menos autoexigente, a aceptarse.

Y, sobre todo, recuerda que, pase lo que pase, si trabajas mano a mano con tu hijo adolescente podréis encontrar la solución que mejor se adapte a su carácter y a sus necesidades. La fobia escolar, cuando se detecta y se trata a tiempo, se termina superando.

Cuéntame, ¿tu hijo adolescente tiene miedo de ir al instituto? ¿Ha pasado o está pasando por un periodo de ansiedad escolar? ¿Cómo lo habéis solucionado?

12 Comentarios. Dejar nuevo

  • Buenas tardes, precisamente anoche mi hija me decía que no quería ir al instituto. Lloraba sin parar, por miedo a no entender a la primera, miedo a equivocarse.. dice que no se concentra cuando explican. Le da pena todo, decir algo malo de una persona le provoca pena y pide perdón luego, porque piensa que puede pasarle algo a ella/familia o amigos…si le digo que piense en algo bonito también le da pena. Yo tengo recursos para intentar aliviarla pero no son suficientes, pero claro yo no sé cómo hacer que los ponga en práctica. Saludos y gracias. No sé si podréis aconsejarme en este caso o tendré que buscar ayuda.

    Responder
    • Hola Celia. Yo creo que lo estás haciendo muy bien. También tienes que pensar que no podemos solucionarle todas y cada una de las circunstancias que se les presentan a nuestros hijos, porque deben empezar a gestionarlas ellos para poder hacerlo solos de adultos.

      Responder
  • Hola soy de Argentina, divnu hija está pasando por esta situación actualmente mucha ansiedad y falta de autoestima, está con tratamiento psicológico, pero como mamá me cuesta mucho ayudarla….

    Responder
  • Tal cual asi le pasó a mi hija estos dos últimos años. Al pasar al instituto. Pero dimos con una psicòloga y una orientadora, en el instituto, que valen su peso en oro. Le montaron un horario reducido por unos meses, y eso hizo qur bajara mucho su nivel de ansiedad. De tal manera que este año ya ha querido intentar hacer el horario completo. Tus consejos son muy acertados y van en la linea de lo que a nosotros nos ha funcionado.

    Responder
  • GUADALUPE MAESTRE PEREZ
    septiembre 19, 2022 5:52 pm

    Mi hijo, empezó con muchos bajones emocionales, ya en el 2⁰ trimestre del curso pasado ( 6⁰ )
    Y la primera semana de insti le ha costado.mucho, dice que se agobia, a su hermana le ha dicho que le da miedo suspender y que le regalemos, he llegado a la conclusión de que quizá seamos nosotros el problema por exigirle responsabilidad con sus estudios, el es buen estudiante de momento. Que hacemos?
    Que dificil esto porfavor!!!

    Responder
  • Mi hijo de 13 años, termino el curso con mucha ansiedad, y ahora, al empezar, se ha agravado. Llego a pasar un fin de semana entero llorando.
    Estamos buscando ayuda especializada

    Responder
  • Hola Diana
    Tengo un chico de 13 que es muy buen estudiante y recientemente ha empezado a decir constantemente que le da mucha flojera la escuela, que la odia, que los maestros ….. mil historias. Creo que es más por la falta de energía que he notado en él ya desde hace meses (está durmiendo mucho más y se le ve cansado todo el rato) y yo diría que también es un buen chico, yo no tengo mayores conflictos con él, digamos que he aprendido ha observar sus cambios, a entenderlos y he logrado acompañarlo. Sin embargo, veo que casi no se relaciona con otros chicos y no se involucra más que en las actividades que son indispensables. Siempre ha sido muy selectivo con sus amistades y tiene mayor afinidad con las chicas, pero lo veo cada vez más cerrado a convivir.

    Responder
  • Hola! Mi hijo ha tenido ataques de pancho tras el paso a ESO. Ha cambiado de centro, no tiene ninguna figura de apego allí, fuera de nuestro barrio… Tiene miedo a que no le dejen salir al baño por un problema que tuvo en primaria (no le dejaron y se lo hizo encima delante de la clase). Lo llevamos al psicólogo y junto con la orientadora del centro, lo superó, pero con el cambio ese fantasma ha vuelto. Intentamos reconfortarlo y acompañarlo, y hacemos de tripas corazón cuándo insiste en no ir. Le digo que si se queda hoy en casa mañana le costará el doble ir, puedo que si se siente mal me puede llamar para que lo recoja. Ha hecho la últimos dos días completos, así que espero que vayamos por el buen camino, pero tengo dudas de si sería conveniente volver a ver con el psicólogo el origen, o dejarlo estar y que vaya resolviendo a su ritmo.

    Responder
  • Mi hija de 14 años ha estado todo el curso pasado con dolores de cabeza, ataques de ansiedad, ha faltado al instituto muchísimo, al no ir repite curso.
    Está en tratamiento psicológico y psiquiátrico con medicación.
    Nos avisaron del colegio por qué se autolesionaba en los brazos. Incluso con pensamientos suicidas. Ha tenido mejoría en verano, más alegre.
    Le hemos cambiado de colegio para ver si mejoraba pero a la semana ya otra vez ha faltado 2 días.
    Estamos preocupados por la situación.

    Responder
  • Cristina Iglesias
    septiembre 22, 2022 9:40 pm

    Mi hijo todo el curso pasado con trastorno de ansiedad y fobia escolar. Todo empezo con las primeras notas d Bachillerato; tambien diagnostico tardio de TDA. Solo fue capaz de ir un trimestre a clase, pasamos un curso horrible, creo q la psicologa q lo trato no hizo lo correcto, el tema de agravó y le tuvieron q dar antidepresivos. Le forzaba demasiado con q tenia q ir a clase y si no iba pues castigos (sin mobil, sin ipad…). Este curso cambio de escuela y d momento esta yendo a clase pero cada mañana la ansiedad le saluda en forma de malestor en el estomago y pasa malos ratos para entrar pero consigue hacerlo. Mi miedo ahora son sus primeros examenes…a ver como los afronta. Cuesta encontrar a psicologos especializados en fobia escolar y en ansiedad en adoslescentes. Alguna recomendacion? Gracias, ojala hubiera leido este articulo el curso pasado, me ha ayudado mucho a saber como afrontarlo. Vas tan perdido cuando le pasa una cosa asi a tu hijo! Y el pobre tampoco entendia q le estaba pasando!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.