positivo trabajar en verano

¿ES POSITIVO QUE MI ADOLESCENTE TRABAJE EN VERANO?

Aunque en las circunstancias actuales, siendo España el país con más paro juvenil de Europa, en medio de una crisis económica y sin haber regresado todavía a la normalidad, no sea tan común la demanda, todavía existe una parte importante de la población adolescente que desea trabajar en vacaciones. Y es normal que, en una era donde la infancia está más protegida que nunca y la incorporación al mundo adulto es cada vez más tardía, las familias se pregunten si realizar un trabajo remunerado es beneficioso para sus adolescentes, o no.

EL DEBATE SOBRE EL TRABAJO ADOLESCENTE

Hace al menos un siglo que, desde diferentes especialidades (sociología, educación, etc.) se cuestiona la resolución de la ecuación entre trabajo y escuela en la adolescencia.

Determinados estudios consideran que, en las sociedades postindustriales, el conocimiento necesario para desarrollar el trabajo adulto se adquiere fundamentalmente en la escuela, y por este motivo no está claro que la asunción de compromisos propios de la edad adulta, como el trabajo temprano, no conlleve un abandono de las tareas escolares.

Sin embargo, las críticas también vienen del otro lado. Ya en el siglo XVII se recogen opiniones sobre el “aislamiento” de la escuela, y el argumento de que no prepara para la “vida real”, en comparación con la mejor formación que recibirían quienes estuvieran empleados como aprendices.

Vamos a intentar desgranar cuáles son las evidencias de un lado y otro para que tengas la información suficiente y puedas tomar la decisión más adaptada a tu familia.

BENEFICIOS DEL TRABAJO EN LA ADOLESCENCIA

Socorrista adolescente
Aunque la mayoría de las familias españolas optan por que sus adolescentes no trabajen de forma regular durante el curso, el verano es otra cosa y dedicando parte de él al trabajo se pueden obtener muchos de sus beneficios.

Debo aclarar que cuando hablo de trabajo adolescente, me refiero a aquellas familias donde se puede elegir: no a las que necesitan que sus adolescentes realicen una aportación económica para el bienestar familiar (y que se enfrentan a problemas muy diferentes) sino a esas familias en las que el trabajo adolescente es una opción.

En este caso, todos los estudios caminan en una misma dirección: el trabajo adolescente, cuando se mantiene dentro de unos límites, ayuda en la adquisición de habilidades que no se entrenan en la escuela.

Habilidades personales que desarrollan los adolescentes que trabajan:

Responsabilidad.
Trabajar por cuenta ajena permitirá a tu adolescente comprometerse con una serie de obligaciones por las que deberá responder. Hay muchas maneras de trabajar la responsabilidad, y comprometerse con las propias decisiones (como realizar una actividad laboral) es una de ellas.

Autoconfianza.
Poder apreciar las propias capacidades es un valor fundamental, y en general no muy extendido en la adolescencia. Ejercer una actividad laboral permite desarrollarlo.

Autoestima.
La autoestima se puede trabajar a lo largo de toda la existencia, pero su sano desarrollo en la adolescencia determina muchas de las actitudes de la vida adulta. Ajustar su autoconfianza en la realización de tareas laborales puede ayudar, y mucho, a la autoestima de tu adolescente (si quieres saber más sobre este tema, puedes ir a este post del blog).

Identificación de los objetivos vitales.
Aunque a veces nos parezca lo contrario, la mayoría de adolescentes que trabajan no prefieren seguir en el mundo laboral y abandonar los estudios; antes bien, el trabajo suele ayudarles a darse cuenta de que para progresar en lo laboral, puede que necesiten tener estudios.

Manejo de la frustración.
Desde el mismo proceso de selección, el mundo del trabajo está plagado de pequeñas frustraciones que deben superarse para continuar. Trabajar ayudará a tu adolescente a relativizarlas.

Habilidades laborales de los adolescentes que trabajan

Compromiso con el trabajo.
Tenga la edad que tenga, tu adolescente aprenderá a comprometerse de una manera más firme que en casa o en la escuela. La falta de compromiso en el trabajo tiene consecuencias muy diferentes a las que se dan en otros ámbitos.

Camarera adolescente
Manejo de las finanzas personales.
No dejes de aprovechar la oportunidad para enseñar a tu adolescente el valor del ahorro, el coste de la vida… Ganar su propio dinero le ayudará a tener una visión más realista de la economía.

Identificación de las habilidades frente al trabajo.
y, en consecuencia, de la propia inclinación laboral. Realizar determinadas tareas ayudará a tu adolescente a saber qué se le da mejor o peor en el mundo laboral y, de esta forma, tendrá más seguridad para decantarse por uno u otro trabajo en el futuro.

Aprendizaje de los procesos de búsqueda de trabajo y selección de personal.
La jerga de los anuncios de trabajo, las habilidades psicológicas para pasar entrevistas… No son sencillos. Pero el cerebro adolescente es un fantástico aprendiz, y estas experiencias se quedarán fijadas para siempre.

Construcción de los primeros pasos de su experiencia profesional.
Si tu adolescente que ha trabajado, aunque solo sea en verano, ha demostrado ya una cierta experiencia y, por consiguiente, le será más fácil encontrar empleo en el futuro. De hecho, quienes han trabajado de adolescentes suelen tener ventaja en posteriores procesos de selección.

Habilidades sociales que desarrollan los adolescentes trabajadores

Construcción de un entramado de relaciones sociales.
Frente al uniformado mundo de la escuela, donde tu adolescente se relaciona solo con personas de su edad y, a menudo, de su misma procedencia sociocultural, el mundo laboral lo pondrá frente a personas de edades y orígenes sociales diversos.

Capacidad de adaptarse a diferentes contextos.
Trabajando, tu adolescente se enfrentará a situaciones muy diferentes de las de su día a día como estudiante, y mejorará sus habilidades sociales.

LOS RIESGOS DEL TRABAJO ADOLESCENTE

Tras décadas de estudios, parece que hay acuerdo sobre que los indudables beneficios del trabajo adolescente, que he enumerado más arriba.

¿Y los riesgos?

También existen, claro.

Te detallo aquí los más temidos por las familias:

Si trabaja, mi adolescente va a dejar de lado los estudios.

Esto es cierto solo en parte. Se ha demostrado que un número limitado de horas de trabajo, durante el curso escolar (hasta 15 por semana) se relaciona con adolescentes comprometidos con la escuela y que sacan buenas notas. Quienes trabajan más, sí que suelen tener peores calificaciones.

Por otro lado, si tu miedo es que tu adolescente se “acostumbre” a tener su dinero y quiera abandonar los estudios, esto tampoco suele suceder cuando se trata de un trabajo de pocas horas o estival. Es más, en ocasiones ocurre lo contrario: este tipo de empleos les ayudan a ser conscientes de lo que desean en su futuro y, por tanto, a esforzarse más por mejorar sus notas.

Y es que no está claro si es la carga laboral lo que impulsa a los jóvenes a querer dejar la escuela o si son precisamente los adolescentes que ya van peor en el instituto los que acaban asumiendo una mayor carga laboral y, al cabo, dejando los estudios.

Si maneja mucho dinero, mi adolescente puede caer en vicios.

Como siempre, volvemos a la serenidad: si tu adolescente tiene claros los peligros de determinadas sustancias y no presenta signos de alarma, no te preocupes. Recuerda que la mayoría de adolescentes, sin importar la cantidad de dinero que tengan, pasa por esta etapa sin problemas graves.

Es verdad que en el caso de adolescentes que trabajan muchas horas, sí se ha notado un ligero aumento de las conductas de consumo pero, igual que antes, los estudios pueden estar sesgados por el hecho de que precisamente los adolescentes que trabajan muchas horas parecen ser los que presentaban patrones de mayor riesgo de conductas adictivas.

De todos modos, si tienes ese miedo, puedes hacer partícipe a tu adolescente de los riesgos de relacionarse con personas adultas y tener dinero para gastar. Ya sabes que una conversación abierta y sincera suele ser la mejor manera de prevenir los problemas.

Mantente siempre vigilante y a la escucha y, si crees que tienes motivos para alarmarte, no dejes de buscar asesoramiento profesional.

Van a aprovecharse de su juventud.

Los abusos laborales están a la orden del día, por desgracia, y los menores no se salvan de ellos, pero eso no significa que, sistemáticamente, se abuse de los adolescentes que trabajan.

En España, salvo en el caso de menores emancipados, el contrato debe ir siempre firmado por sus tutores legales. Es tu oportunidad para informarte sobre la legislación vigente y revisar con tu adolescente las condiciones, para asegurarte de que no hay irregularidades.

ALGUNOS CONSEJOS PARA AYUDAR A TU ADOLESCENTE EN SUS PRIMERAS EXPERIENCIAS LABORALES

No te aconsejo que mandes a tu adolescente a realizar tareas de trabajo especialmente duras “para que aprenda lo que es la vida y se interese por los estudios”. Si quieres que tu adolescente tenga una relación sana con el trabajo, nunca deberías imponérselo como un castigo.

Y si tu adolescente quiere trabajar y estás de acuerdo con ello, quizá puedas ayudarle a reflexionar sobre la elección de empleo.

Porque en ocasiones parece que en la adolescencia solo se pueden realizar trabajos de poco interés (como repartir propaganda), pero hay muchos otros que se pueden relacionar directamente con las aficiones de tu adolescente y para los que basta con tener 16 años: entrenar un equipo alevín, animación en parques de atracciones… A veces, el empleo requiere la realización de un curso previo (actividades de tiempo libre, árbitros, socorristas…), lo que supone un compromiso aún mayor.

En definitiva, un compromiso laboral en verano ayudará a tu adolescente a adentrarse en el mundo adulto sin abandonar sus estudios ni sus aficiones.

Y tú, ¿Crees que es positivo que tu adolescente trabaje en verano?¿Trabajaste de adolescente? ¿Crees que fue beneficioso para ti?

4 Comentarios. Dejar nuevo

  • Mi hija(va a cumplir 18 este mes) ha empezado este mes a trabajar de socorrista. Ella quería y a mi me parece genial. Sus resultados academicos siempre han sido buenos,es responsable y tiene las ideas muy claras….
    Sin embargo mi suegro se enfado cuando se lo dijimos,nos contestó que si necesitábamos dinero le hubiésemos dicho…no ha entendido nada

    Responder
    • Son culturas y épocas diferentes. Pero yo estoy de acuerdo con la decisión que habéis tomado, me parece muy acertada. Y si encima la adolescente va bien en los estudios, qué mejor forma de madurar como persona.

      Responder
  • Me gustado mucho este post, me ha venido justo en el momento adecuado cuando yo tenia muchas dudas y tambien miedo para q vamos a mentir… mi hija se fue ahora de vacaciones con su padre y tiene 14 años cumplira 15 en noviembre y mirando los correos en el ordenador vi uno suyo donde se apunto a una agencia por internet para trabajar de niñera, cuando lo vi no sabia por donde me habia entrado porque ya me lo habia dicho q queria trabajar pero yo no he dado mucha importancia y no hable con ella del tema, abri el anuncio y alli se presenta y dice q quiere trabajar para ahorrar para sus estudios y para idependizarse en el futuro… me quede a cuadro, la llame y hable con ella serenamente algo pero cuando vuelva seguiremos la conversacion y con este post q he leido ya se por donde empezar y como ayudarla y guiarla porque creo q le va venir bien un trabajillo de pocas horas porque necesidad en casa de que trabaje gracias a Dios no la tenemos…
    Muchas gracias

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú