¿Debe mi adolescente estudiar en verano?

¿DEBE MI ADOLESCENTE ESTUDIAR EN VACACIONES?

Llegan las vacaciones. El curso ha sido extraño y estamos más agotados y estresados que nunca, aunque parece que por fin podemos decir que lo peor ha pasado y que el año que viene será, probablemente, diferente. La mayoría de los adolescentes tienen ahora casi tres meses por delante, y vuelve la misma pregunta de siempre: ¿debe mi adolescente estudiar en vacaciones?

 

Antes de entrar en materia, me gustaría que pensaras en los veranos en los que tú eras adolescente. Cuando tenías 14, 15, 16 años. ¿Qué te gustaba hacer y qué no? ¿En qué invertías tu tiempo? ¿Qué te molestaba? Sí, los adolescentes han cambiado, la vida ha cambiado, pero en esencia, lo que desean sigue siendo lo mismo que deseábamos nosotras a su edad y, si eres capaz de reconectar con ello, vas a saber estar al lado de tu adolescente de la manera en que lo necesita.

EN VACACIONES, LO PRIMERO ES DESCANSAR. TAMBIÉN CUANDO SE ES ADOLESCENTE.

Aunque desde nuestra perspectiva adulta a veces nos parece que “no hacen nada” en todo el día, a final de curso los adolescentes necesitan un descanso.
Por eso, las primeras semanas de vacaciones deberían ser de descanso total, independientemente de los resultados escolares. Sin rutinas ni exigencias que vayan más allá de las que se hayan establecido en cada casa para la convivencia.

Adolescente duerme

Recuerda, además, que el sueño es fundamental a lo largo de toda la vida, que los adolescentes necesitan dormir unas diez horas y que el cerebro adolescente, por su especial funcionamiento, comienza a segregar serotonina mucho más tarde que el adulto, por lo que sienten sueño más tarde y, de manera natural, dormirán hasta más tarde. Durante el curso escolar tiene que ir a clase, pero durante el verano, deja que duerma.

ESTUDIAR EN VACACIONES, EN FUNCIÓN DE LOS RESULTADOS ESCOLARES

Pasadas las semanas de descanso, es el momento de organizar una rutina familiar. No tiene por qué ser estricta, pero sí te aconsejo que haya unas pautas. Hoy te voy a hablar solo de las rutinas de estudio en verano para adolescentes.
En función de los resultados escolares, hay tres casos diferentes que vamos a ver por separado.

⦁ ORGANIZAR LAS VACACIONES DE UN ADOLESCENTE CON MATERIAS PENDIENTES

⦁ ESTABLECER UN PROGRAMA DE ESTUDIO

Pasadas las semanas de descanso, es el momento de trazar un plan de estudio. Ayúdale si te lo pide, pero deja que sea él o ella quien lleve la batuta.
Puedes aprovechar para enseñar a tu adolescente a marcarse objetivos SMART. Es un acrónimo que viene del inglés y significa que los objetivos deben ser:
⦁ eSpecíficos (es decir, concretos: “estudiar los puntos de gramática del tema 1 de inglés y hacer los ejercicios de la página 15”, y no “estudiar inglés”)
Medibles (en el caso anterior, se puede medir si se ha estudiado correctamente con la realización de los ejercicios)
Alcanzables (probablemente no se puedan estudiar cinco temas al día, pero uno sí)
Relevantes (que tengan que ver con la meta que se persigue y no desvíen de ella)
Temporales (con un inicio y un final determinados en el tiempo)

⦁ ¿TIENE MI ADOLESCENTE QUE IR A CLASE EN VERANO SI HA SUSPENDIDO?

La pregunta si deben o no nuestros adolescentes ir a clases en verano para aprobar es muy personal, y por desgracia entran en juego también los medios financieros de la familia.
Habla con tu adolescente sobre si cree que va a poder aprobar las asignaturas pendientes sin ayuda; si tú crees que no, pero insiste en que sí, confía en su criterio y deja que trabaje por su cuenta. A lo mejor te sorprende y aprueba, pero, si no, al menos habrá aprendido a detectar sus necesidades. Además, ir a clase a desgana suele ser sinónimo de no aprovechamiento, y una fuente más de conflicto en casa.

⦁ ¿QUÉ HAGO SI MI ADOLESCENTE PASA DE CURSO CON ASIGNATURAS PENDIENTES?

Con el cambio de la convocatoria extraordinaria de septiembre a junio, en muchas autonomías hay adolescentes que ya al inicio del verano saben que van a pasar de curso con alguna asignatura pendiente. Es decir, que ya saben que en varios momentos del curso siguiente van a tener que enfrentarse al examen de la materia que no consiguieron aprobar.

Adolescente estudia

Muchas familias optan por llevar a sus adolescentes a clases de repaso, o por exigirles un tiempo de estudio de las materias pendientes, sobre todo porque en determinadas asignaturas los contenidos de un curso se construyen sobre los del anterior, y les da miedo que ya continúen la escolarización con esa materia “atragantada”.

Te diría lo mismo que en el caso anterior: habla con tu adolescente para ver cómo se siente al respecto. Coméntale tus miedos y aconséjale, pero deja que tome la decisión y que se responsabilice de ella. No creas que no le importa aprobar: sí quiere hacerlo, pero incluso para una persona adulta ponerse a estudiar en julio para un examen en diciembre requiere mucha fuerza de voluntad.
También te van a servir los consejos para adolescentes que han aprobado todo.

⦁ ¿QUÉ HACER EN VACACIONES CON MI ADOLESCENTE QUE HA APROBADO TODO EL CURSO?

Independientemente de cómo le haya ido durante el curso, pasar sin ninguna asignatura ya es un mérito, así que puedes darle la enhorabuena. No creas que no la merece porque aprobar es su obligación: ¿o acaso no le reconoces un éxito empresarial a tu jefe, aunque sea su trabajo mejorar la empresa?

⦁ ¿ES NECESARIO QUE MI ADOLESCENTE QUE HA APROBADO ESTUDIE EN VERANO?

Algunas familias, especialmente cuando sus adolescentes han tenido problemas en alguna asignatura, tienen miedo de que durante los meses de verano se olviden de lo aprendido, y les compran cuadernillos de repaso o los apuntan a clases.
Es un miedo comprensible, pero déjame decirte una cosa: ¿cuánto has olvidado de aquello que aprendiste en el colegio?
Exacto: un montón.
Pero probablemente no hayas olvidado cómo leer, ni escribir, ni las operaciones fundamentales, ni aquellos conocimientos que uses en tu día a día. Es normal.
Pues bien, con tu adolescente va a suceder lo mismo: aquello que estudió rápidamente para un examen lo va a terminar olvidando, pero los instrumentos de aprendizaje van a permanecer.

⦁ CÓMO AYUDAR A MI ADOLESCENTE A MANTENER EL HÁBITO DE ESTUDIO

Lo que sí sucede en vacaciones es que, si tu adolescente se pasa el día sin hacer “nada”, pierda determinados hábitos que, a veces, son difíciles de retomar.
Una opción para mantenerlos es apuntarle a clases o a un campamento de algo que le encante y para lo que no disponga de mucho tiempo durante el curso: deporte, pintura, cine, creación de videojuegos, lo que sea. Recuerda que la disciplina se adquiere mucho más fácilmente cuando se asocia a una actividad placentera, y más en la adolescencia.

También, sin necesidad de clases, puedes animar a tu adolescente a que se enfrasque en ese proyecto que le gustaría. Déjate sorprender.
Si ves que no es capaz de llevar su proyecto a término, o que “no sabe” lo que le gusta… Quizá podáis considerar un programa de desarrollo del talento. Son programas de autoconocimiento que hacen hincapié en las capacidades de cada persona; muchos se desarrollan online.
Pero recuerda: los proyectos, las clases, los programas… Deben estar centrados en aquello que sí le gusta y consensuados. Si obligas a tu hija a ir a un campus de rugby porque es su deporte favorito, pero ella no quiere ir, si no le dejas opciones, entonces no estás cultivando su independencia ni su autoestima.

De todo esto y mucho más hablaremos en mis Talleres gratuitos “Gestión de batallas con adolescentes”, a los que aún estás a tiempo de inscribirte si quieres mejorar tu relación con tu adolescente.

4 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú