fbpx
Tu adolescente como persona independiente

Tu adolescente como persona independiente

Cuenta la leyenda que hay padres que sienten que sus hijos son una extensión más de su cuerpo y de su personalidad.

 

Con ellos vuelven a sentir una vida que, aunque ya no es suya, la asumen como si lo fuera.

 

Y les empujan a hacer todo lo que ellos no lograron, viviendo cada fracaso de sus hijos como suyo propio.

Déjame contarte una cosa sobre los adolescentes.

Tu hijo es una persona totalmente independiente, no es propiedad de nadie, ni siquiera nuestra.

 

Un hijo viene al mundo a demostrarnos que hay un amor puro y leal por encima de todo, que es el de una madre.

 

¡Ojo! no olvidemos que tenemos unas obligaciones con ellos, no digo que los dejemos a su suerte.

 

Lo que intento decir es que debemos acompañarle durante el camino, pero solo ellos pueden tener la decisión de qué atajo tomar para llegar a su destino.

¿Por qué os cuento esto de que los adolescentes son personas independientes?

Pues justo ayer me encontré en el parque con una abuela. Su nieta, como cualquier adolescente, no tenía muy claro lo que le gustaría ser de mayor. La señora insistía en que ella quiere que sea maestra.

 

Hasta aquí todo normal.

 

¿El problema?

 

La nieta no quiere ser maestra ni de lejos.

 

Considero que son ellos quienes deben decidir su futuro, pues serán los que inviertan sus próximos años en un trabajo que bien puede hacerles felices o frustrarles de por vida.

 

Deja que tu adolescente tome decisiones, que descubra el mundo por sí mismo, que se equivoque, como buena madre siempre estarás ahí para acompañarle.

 

Dale los consejos pertinentes cada vez que los necesite, cuéntale tus experiencias pasadas, pero no le impongas un destino.

 

¿Cómo lidias tú con este tema? ¿Le dejas ser él mismo o le ayudas?

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Tenemos tres hijos, una adolescente de 17, otra de 15 y otro de 13. La mayor, el año pasado, estaba estudiando la rama de bachillerato para estudiar bioquímica, nutrición…algo relacionado con estos campos. Pues bien, al terminar el primer trimestre dice que no se siente nada cómoda con lo que ha elegido y necesita probar otra cosa y que quiere cambiarse a Humanidades, a empezar con latín y griego. A mi me dió mucha pena, por una parte, esa decisión pero considero que es su vida, es ella la que tiene que ser feliz con lo que estudia y, si se confunde, tiene fácil arreglo….si no prueba no lo va a saber nunca. Pues, a día de hoy está en segundo de Bachillerato, encantada con su latín, con su griego, con su historia del arte y ya tiene claro lo que quiere estudiar. En definitiva, es su vida, tienen que aprender a tomar decisiones, correctas o no, y los padres siempre debemos ser su apoyo, su gran apoyo.

    Responder
    • Me alegra mucho saber que ahora está contenta con la decisión que ha tomado. Efectivamente, a esa edad es complicado saber lo que se quiere. Menos mal que tiene una madre que la apoya 😉

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú