Diez rutinas para fortalecer la autoestima de tu hijo adolescente

Diez rutinas para fortalecer la autoestima de tu hijo adolescente

Uno sabe que su hijo se ha convertido en un adolescente cuando no es capaz de pasar por delante de un espejo sin mirarse durante diez minutos – ni gustarse nunca, eso que quede claro. Los miramos, los remiramos, y no vemos nada raro, pero ellos se encuentran defectos continuamente: en lo físico, en su carácter, en el deporte, en lo social… 

Y es que, independientemente de cómo haya sido en la infancia, sabemos que en la adolescencia la autoestima tiende a descender. Los cambios asociados a la etapa, tanto los físicos (les es difícil reconocerse en ese cuerpo que no deja de cambiar) como los sociales (la necesidad de aprobación por parte de sus iguales) y, sobre todo, la búsqueda de la propia personalidad (pues eso es la adolescencia, al fin y al cabo) hacen que les sea difícil quererse: ¿cómo querer a alguien que no se conoce? ¿Cómo quererse en medio de tantas inseguridades?

Sabemos bien, sin embargo, que una sana autoestima, en la adolescencia, correlaciona con un mejor ajuste social, una buena autoestima adulta y una mayor satisfacción con la propia vida.

Por eso es importante que, de manera honesta, tratemos a diario de llevar a cabo pequeñas acciones que mejorarán la autoestima de nuestros adolescentes en este momento en el que está en cuestión su amor a sí mismos. 

Diez rutinas para fortalecer la autoestima de tu hijo adolescente
Se ha constatado que una baja autoestima en la adolescencia es un factor de riesgo para problemas psicológicos y sociales

Razones para cuidar la autoestima de tu adolescente

Hemos adelantado algunas, pero no podríamos escribir un artículo sobre la autoestima adolescente sin pararnos en las razones por las que debemos cuidarla.

Porque, si bien es cierto que un autoconcepto y un amor por sí mismo saludables comienzan en la infancia, los estudios muestran que en la adolescencia temprana la autoestima tiende a descender (más en las chicas que en los chicos), para volver a aumentar en la adolescencia media y tardía, cuando los adolescentes se hacen a los cambios y aprenden a amar sus nuevos cuerpos.

Además del físico (cuando el cuerpo, al cambiar, se acerca a lo socialmente aceptado, la autoestima es mayor), hay algunos factores que se asocian a una mejor autoestima en estos años difíciles: la aceptación social (a mejor apego con los pares, mejor autoestima) y el control de los padres (a menor control, mejor autoestima).

Pero, por volver a lo que nos ocupaba, se ha constatado que una baja autoestima en la adolescencia es un factor de riesgo para problemas psicológicos y sociales: trastornos de alimentación, intentos suicidas, depresión, consumo de drogas…

A veces, la mejor manera de mejorar la autoestima adolescente es cambiar el modelo educativo. Para que sueltes los patrones heredados y puedas ser la madre que deseas nació el Círculo de la armonía familiar, en el que durante doce semanas, y con acompañamiento, puedes alcanzar tu objetivo de ser una madre presente y disfrutona. Estamos a punto de comenzar la edición número 18. ¿Te vienes?

Me apunto al círculo de la armonía familiar.

Por el contrario, no son pocos los estudios que demuestran que los adolescentes con alta autoestima son jóvenes con: 

  • Mejor ajuste psicológico, tanto en la adolescencia como en la adultez.
  • Mejor salud mental (y especialmente, menos celos y soledad).
  • Mayor estabilidad emocional.
  • Menos conductas de riesgo.
  • Mayor rendimiento académico (el rendimiento académico y la autoestima se influyen mutuamente).
  • Y, en general, son personas que presentan una mayor satisfacción con la vida

Las diez rutinas para fortalecer la autoestima de tu hijo adolescente

Por todo esto, merece la pena sembrar en nuestros adolescentes la semilla de la autoestima; no en grandes cosas ni en el palmoteo vacío (ya sabes, aplaudir a cada cosa que haga, esté bien o no), sino en acciones pequeñas que no solo acaban teniendo un mayor impacto, sino que se establecen como rutinas y son más fáciles de mantener. 

Así, y como la autoestima no es innata y fluctúa a lo largo de la vida, conseguirás que tu adolescente crezca con mejor autoestima y, por tanto, con una mejor salud mental.

Aquí está nuestro decálogo de micro-hábitos para mejorar la autoestima adolescente:

1. Elógiale 

Trata de no insistir mucho en aquellas cualidades que presenta de forma más o menos innata sino, sobre todo, de alabarle aquellos logros o procesos que le han costado un esfuerzo, independientemente de que haya conseguido su objetivo o no.

Decir “¡Eres el mejor jugador!” puede estar bien en un momento dado, pero insistirle en que “has mejorado tu resultado, ahí se ve el trabajo que has hecho” refuerza algo que sí puede controlar, el esfuerzo, y le anima a pensar que no vale solamente por lo que “es”.

2. Empatiza con sus sentimientos

Sí, la adolescencia es una montaña rusa de sentimientos muy difícil de seguir. 

Pero empatizar con las emociones de tu hijo o hija no significa dejarte arrastrar por ellas, ni ceder “para que no sufra” ante límites o normas importantes.

Empatizar con las emociones de tu adolescente significa no quitarles valor, ni juzgarlas, sino tratar de entenderlas y acogerlas, aunque se relacionen directamente con tus acciones.

3. Dialoga

Sí, es posible hablar con los hijos adolescentes y que estos escuchen.

Pero para ello hay que tener una verdadera voluntad de diálogo: no ir a la conversación como a un interrogatorio, ni despreciar sus respuestas, ni pensar que nos va a querer manipular, sino como vamos a la conversación con una amiga cualquiera, con ganas de compartir experiencias y de reír. 

4. Marca límites

Los adolescentes necesitan mucho espacio para autodefinirse, tanto dentro como fuera de casa, y por eso los límites han de ser marcados de forma exquisita, sin dudas, aunque con mucha comprensión. Cuantos menos límites haya y más claros estén, más libremente podrá el adolescente explorar su propia identidad

5. Respeta su espacio

De manera complementaria al establecimiento de límites, el respeto por el espacio personal de tu adolescente es una de las mejores maneras de decirle que le respetas, que valoras su intimidad como persona y, con ello, a su persona. La libertad, dentro de su propio espacio, es un valor fundamental para el adolescente.

6. Ámate a ti misma

Recuerda: tu adolescente aprende de lo que te ve hacer, no de lo que haces. 

Por eso, si te ve continuamente criticarte, ser dura contigo misma, no aceptarte… Aprenderá a hacer eso. Demuéstrale con tu ejemplo la importancia de amarse a uno mismo.

7. Crea un ambiente de tranquilidad en casa

Ahora que está sumido en su propia tormenta interior, tu adolescente necesita saber que en casa tiene un refugio, un espacio donde se le valora y se le acepta. Recuerda, además, que cómo considere su casa ahora definirá, también, su relación contigo más adelante. 

8. Pídele su opinión

Pídesela siempre en asuntos en los que pueda decidir, pero también en los que no. Cuéntale anécdotas de tu vida y déjale que te diga lo que piensa, lo que habría hecho… Un adolescente que siente que su opinión es valiosa es un adolescente que siente que su persona es valiosa.

9. Permítele enfrentarse a sus errores

Enséñale a tu adolescente que no siempre las cosas salen como espera. Déjale que se equivoque, en contextos donde no haya riesgo físico ni psicológico, que pruebe sus propias soluciones, que aprenda por su cuenta. Solamente así se sentirá capaz de enfrentarse a las dificultades de la vida.

10. Dile que le quieres y que confías en él

Díselo. No basta con demostrarlo con palabras: dile a tu adolescente que le quieres por encima de todo y que confías en sus capacidades. Aunque no te lo diga, tu opinión todavía es muy importante para él y la voz con la que le hablas hoy es la voz con la que se hablará el día de mañana.


AdolescenteZ de la A a la Z

Espero que estas diez rutinas para fortalecer la autoestima de tu hijo adolescente te hayan servido de ayuda. Estaremos encantados de leer tus comentarios y que nos digas si ya pones en práctica alguna de ellas.

4 comentarios. Dejar nuevo

  • Romina Montiel
    mayo 6, 2024 12:45 pm

    Hola Diana todo lo que he escuchado en el taller de batalla y en este posteo me es de mucha ayuda para tratar y entender a mi adolescente de 16años que está en esa etapa donde el estudio le da lo mismo..el deporte no sabe que deporte hacer…tiene pocas amistades no se deja conocer ni se permite conocer a los demás esta complicadito…Ya pondré en práctica todo!!! GRACIAS

    Responder
  • Ana Lucía Molina Gil
    mayo 6, 2024 6:39 pm

    Amo todo lo que enseñas ..lo veo y lo leo con mucha fe ….

    Responder
  • Gracias por tus comentarios. Me dan ideas para mejorar mi relaccion con mis hijos adolescentes.

    Responder
  • Montse Meix
    mayo 11, 2024 1:37 pm

    Gracias por tus comentarios. Me dan ideas para mejorar mi relaccion con mis hijos adolescentes.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.