Relaciones sanas entre abuelos y nietos adolescentes

Relaciones sanas entre abuelos y nietos adolescentes

Cuando nace un bebé, se crean o se reconfiguran las relaciones familiares: madre, padre, hermanos… Y también tíos, y abuelos. Estos últimos son, en todas las sociedades, un pilar fundamental para la crianza: forman parte del primer entorno de socialización, y sus brazos cuidan allá donde los de los padres no pueden llegar, creando conexiones y complicidades especiales con los nietos. Y hoy queremos hablar sobre cómo promover relaciones sanas entre abuelos y nietos adolescentes.

¿Qué sucede cuando estos nietos cumplen doce, trece, catorce años y la necesidad de cuidado desaparece? 

A menudo, esos mismos niños que saltaban de alegría cuando escuchaban que iban a casa de los abuelos aparecen arrastrando los pies, mirando el móvil y con cara de pocos amigos. 

Pero hay, también, adolescentes que buscan pasar tiempo con sus abuelos, salir, compartir confidencias… ¿Cómo sucede esto?

Por lo general, se trata simplemente de abuelos que han sabido acompañar el crecimiento de sus nietos, adaptarse a su edad y a sus necesidades. Y es que es mucho más sencillo reconducir la relación abuelo-nieto que la relación padre-hijo, porque su rol en la familia es diferente y sus exigencias para con los adolescentes deben ser menores.

No solo eso, cuando la relación entre adolescentes y abuelos se construye de manera sólida desde la conexión y la flexibilidad, los abuelos suelen ser un lugar de refugio frente a las tensiones que se crean, tan a menudo, en casa, en la escuela y hasta con las amistades.

Relaciones sanas entre abuelos y nietos adolescentes
Los abuelos desempeñan una labor educativa fundamental: los cuidados, pero también la transmisión generacional y la complicidad con los nietos

¿Por qué la desconexión entre abuelos y nietos?

El ritmo de la sociedad de hoy es imparable para todos. Y parece, por ello, que nunca como antes “tiramos” de los abuelos para cuidar y educar a los más pequeños de la familia.

Esto, sin embargo, no es del todo exacto. Hasta hace no tantas décadas, en las familias convivían varias generaciones y cada persona aportaba al grupo según su capacidad. Las abuelas se ocupaban de cuidar a los pequeños de la casa, mientras otros realizaban otras labores. 

En este tipo de agrupamiento familiar, los abuelos desempeñan una labor educativa fundamental: los cuidados, pero también la transmisión generacional y la complicidad con los nietos, que es una fuente de estabilidad cuando, llegada la adolescencia, la relación con los padres se vuelve complicada.

Ahora que vivimos en familias nucleares, el cuidado mutuo se ha ido diluyendo, y ha sido sustituido por una especie de aislamiento intergeneracional en el que las relaciones entre hijos y padres, y no digamos entre abuelos y nietos, parecen haber desaparecido.

Y así, cuando llega la adolescencia y los hijos necesitan alejarse de los padres, se alejan también de los abuelos, pues no han construido con ellos un vínculo lo suficientemente fuerte como para resistir las complicaciones propias de este momento vital.

Pero las personas ya jubiladas y los adolescentes están en etapas de redefinición identitaria y necesitan lo mismo: escucha, conexión, presencia. Por eso es tan importante que sigan conectados. 

¿Cómo tener una buena relación entre abuelos y nietos?

Cuando los nietos crecen, si los abuelos se convierten en mentores y confidentes, si son capaces de ofrecer a sus nietos adolescentes el sostén que necesitan y construir una relación fuerte, todos los implicados obtienen beneficios.

Está demostrado que, cuando los adolescentes de entre 11 y 16 años tienen una relación fuerte con los abuelos, hay una mejora en la salud mental que se traduce en: 

  • Menos problemas emocionales en los adolescentes.
  • Mayor sensación de bienestar general en abuelos y nietos.
  • Mejor salud mental en los abuelos.
  • Mayor esperanza de vida para los abuelos.
  • Menos síntomas de depresión para ambas partes.

Decálogo para construir una relación fuerte con un nieto adolescente

No siempre es fácil. En ocasiones, por la relación con los hijos o por la distancia física con ellos, durante la infancia de los nietos ha sido difícil sembrar las bases de ese vínculo con los nietos. A veces, la relación se rompe casi de repente, porque la adolescencia no siempre avisa. 

Construir o re-construir una relación lleva tiempo, pero con los nietos es más que posible. Y en realidad se basa en una única estrategia: mostrar amor y aceptación incondicionales. Relaciones entre abuelos y nietos adolescentes

Aquí van algunos hilos prácticos de los que tirar: 

1. Evita los reproches y las quejas

No es fácil no sentirse triste, decepcionado o incluso enfadado cuando los nietos se distancian. Pero está en la naturaleza del adolescente el apartarse de su familia para descubrirse.

Tampoco hace falta que te calles, si sientes la necesidad de decirle cómo te sientes; solamente debes hacerlo con tacto, usando el humor si te parece oportuno, pero sin reproches ni malas caras.

2. Interésate por sus cosas

A casi todos los niños les gusta escuchar las historias de la infancia de sus abuelos… Pero a los adolescentes les interesa poco más que los veinte centímetros que separan sus ojos de la pantalla de su móvil… 

¿Por qué no interesarse entonces por esa música, esas series, esa gente que le resultan cautivadoras a tu nieto adolescente? A los adolescentes les encanta hablar si se sienten escuchados y quizá así descubras cosas que te interesen a ti también. 

3. No te dejes llevar por las apariencias

Un día punk, el siguiente hippie y una semana más tarde, un look indefinible. La apariencia externa de un adolescente puede ser de lo más chocante, pero… Es mejor no hacer comentarios al respecto. 

Ese juego de vestimenta suele reflejar la necesidad de conformarse a los códigos de sus pares, de buscar su aprobación para sentirse parte de un grupo. A través de la ropa, el adolescente está exteriorizando su necesidad de buscarse y de afirmar su identidad.  

4. Conviértete en su lugar de paz

Son de sobra conocidos los problemas de los adolescentes en casa, en el instituto… ¿Por qué no convertirte en ese espacio en el que se le deja un poco en paz, haciendo su vida? 

Y es que, fuera de un mínimo de respeto, el rol de los abuelos no es el de vigilar que se cumplan las órdenes de los padres, sino el de ofrecer una escucha sin juicio y un amor incondicional. 

5. Ten paciencia

Ya lo hemos dicho: los abuelos tienen de su lado la experiencia, y saben que la peor parte de la adolescencia es solamente una etapa que llega y pasa.

Trata de mantener el contacto de la manera que te sea más fácil a ti y a tu nieto adolescente: un mensaje por Whatsapp, una postal…  Ve sembrando pequeñas semillas de comunicación para que, el día que salga de la etapa más difícil de la adolescencia, no le quepa duda de que estás ahí, deseando acompañarle. 

6. Busca relacionarte a solas con tu nieto adolescente

Si nieto atraviesa una etapa difícil con sus padres, o si te das cuenta de que algunas de sus actitudes “remueven” historias no cerradas con tu hijo, lo mejor es que trates de establecer con tu nieto una relación en la que sus padres no estén presentes: escríbele o llámale sin pasar por tu hijo, haced actividades a solas… 

Los adolescentes necesitan figuras adultas diferentes a las paternas, y tú, como abuelo, puedes ser una de ellas.

7. No interfieras en su relación con sus padres

Hay un límite, a veces difícil de establecer, entre ser confidente de tu nieto y ser su aliado contra sus propios padres. Esto es lo que nunca deberías hacer.

Si no estás de acuerdo con algo, trata de, por un lado, no criticar a sus padres delante de él y, por otro, comentarles en privado (si quieren) lo que te preocupa. 

8. No opines si no te pide opinión

Es verdad que, cuando consigues establecer una relación cercana con tu nieto, va a tender a escucharte más que a otros adultos… Pero con un adolescente debes controlar en qué momentos das tu opinión y en cuáles no.

Si quieres hacerle reflexionar, puedes hacerle preguntas que le guíen: ¿qué piensas tú? ¿Qué habrías hecho en su lugar?, o compartir con él historias similares (a mi amiga también le pasó algo parecido…).

9. No esperes que siempre venga a visitarte: visítale tú

Si quieres establecer una relación cercana con tu nieto adolescente, debes demostrarle que te importa lo suficiente como para desplazarte por él: ve a su partido o a su recital de música, o acércate a su casa a merendar si está muy ocupado y no puede ir a verte.

En todas las relaciones esperamos una cierta reciprocidad, y los adolescentes no deberían ser una excepción. 

10. Celebra siempre sus logros y triunfos

Aunque celebrar los logros debería ser misión de todo aquel que se relacione con adolescentes, aquí los abuelos tienen un rol especial: valorar todos los avances, ser siempre los mayores fans de sus nietos, especialmente, cuando sus padres y profesores hayan caído en el desánimo. 

Hazle saber a tu nieto que es valioso por quien es, y que, aunque ahora esté perdido, va a encontrar su camino.

Cuéntanos, ¿te llevas bien con tus nietos? ¿Has conseguido mantener una relación fuerte en su adolescencia?

AdolescenteZ de la A a la Z

1 comentario. Dejar nuevo

  • Es un poco difícil, esta etapa de la adolescencia, cuando ayudas a cuidar a tu nieta y se confunde con también tener que educar por ausencia de mamá. Cuando es responsabilidad depure educar y la abuela ayudar consentir debes en cuando ser cómplice etc. porque para el padre es cómodo si se equivoca en su educación hacerte culpable o ser ellos los que consienten y y los abuelos los ogros que educan mientras están ausentes es difícil encontrar un equilibrio mientras el papá entiende que eres abuela no la madre de la hija y que la educación es su responsabilidad de los papás no de los abuelos que si bien es un equipo cuando vives con el para ayudar a cuidar a la nieta en este caso es cómo quien más tiene la culpa por las reacciones del adolescente y para la adolescente los abuelos son lo peor del mundo porque son los que acusamos si algo anda mal y lo tenemos que hacer porque hay cosas o decisiones que tienen que tomar los padres sobre el comportamiento del adolescente. La escucho la sigo en sus redes y me a ayudado mucho a entender a mi nieta y yo cambiar mi actitud entender que no es mi responsabilidad su educación. Voy poco a poco gracias

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.