Educar a un hijo en una familia monoparental

Cómo educar a un hijo adolescente en una familia monoparental

Las familias monoparentales son una minoría, sí, pero una minoría cada vez mayor en todos los países; y lo sean como consecuencia de un divorcio o un fallecimiento, o por haber elegido formar una familia de este tipo, todas ellas se enfrentan a retos únicos que no comparten con quienes educan en pareja. Cómo educar a un hijo adolescente en una familia monoparental es uno de esos grandes retos.

La adolescencia es casi siempre una fuerza que revoluciona las dinámicas familiares, y no cabe duda de que no es lo mismo vivirla en una familia con dos adultos de referencia que en una con un solo adulto. 

Porque en toda familia con adolescentes hay miedos y dudas, pero el no compartirlas en el día a día con otra persona puede provocar aún más. 

Pero hay, también, muchos mitos acerca de la educación en familias monoparentales que habría que desterrar

Por eso, hoy vamos a hablar de esos mitos y de algunas maneras de despejar las dudas. 

¿Qué es una familia monoparental?

Cuando hablamos de monoparentalidad nos referimos a familias en las que hay un solo adulto al cuidado de uno o más hijos.

No es el caso en todas las familias separadas. Si tras una ruptura ambos padres se ocupan activamente de los hijos, entonces hablamos de familias binucleares. Estas familias tienen problemas propios (por ejemplo, las diferencias sobre la educación de los hijos), que son diferentes a los de las familias monoparentales.

Cabe añadir, además, que la mayoría de los hogares monoparentales (el 81,4%, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística) están formados por una madre y sus hijos: por esta razón en muchas ocasiones se conocen como “familias monomarentales”. En este artículo utilizaremos los dos términos.

Cómo educar a un adolescente en una familia monoparental
El estilo educativo es lo que más influirá en los hijos de familias monoparentales

¿Son más conflictivos los hijos de familias monoparentales?

Las familias monoparentales lo tienen difícil, sí, pero es que educar adolescentes es difícil. 

Sin embargo, no es cierto eso que se decía hace unos años de que los hijos de familias monoparentales “lo tienen peor” en la vida.

En ningún estudio se ha hallado una correlación entre venir de familias donde solo hay una figura paterna y el ser más conflictivo y rendir peor en el colegio o tener problemas de sociabilidad.

Estos asuntos son complejos y multifactoriales (en ellos intervienen muchas causas), pero se sabe que dependen mucho más de la situación socioeconómica y del clima familiar que del hecho de tener madre y padre o venir de una familia no tradicional.

Es decir, que para los hijos, y especialmente para los adolescentes, que suelen ser más sensibles en este sentido, es mejor convivir solamente con uno de los progenitores que en un clima familiar donde hay discusiones y conflictos continuamente.  

Sí que es verdad que son familias, normalmente, con más dificultades económicas (se dan más frecuentemente en el caso de que la monomarentalidad no se haya planificado: casos de parejas que no se hacen responsables de los hijos o de viudedad), y esto las hace especialmente vulnerables, pero esta vulnerabilidad económica y social es solo un factor que puede influir en el futuro de los hijos.

Sin negar esta problemática social, que es real y muy grave en ocasiones, nos gustaría recordar que lo que más influye en cómo les vaya a los hijos es el estilo educativo.

Si necesitas ayuda en este sentido, estamos preparando la próxima edición de los 4 talleres GRATUITOS «Gestión de batallas con adolescentes», un programa en el que aprenderás a educar a tu hijo adolescente de forma positiva, con coherencia y confianza en sus capacidades y las tuyas.

Problemas característicos de educar sola

Ningún problema es exclusivo de un solo tipo de familia, pero las monomarentales, como grupo, se enfrentan de manera habitual a algunos problemas en concreto.

No todos son estrictamente educativos, pero sí hacen que la educación de los hijos adolescentes en familias monoparentales tenga unos retos únicos.

Estos problemas son:

Mayor probabilidad de tener dificultades económicas.

Ya nos hemos referido antes a ello, pues está bastante claro que mantener un hogar con un sueldo es más complicado, y esto sitúa a muchas familias monoparentales en el umbral de la pobreza.

Se trata, quizá, del problema más evidente, pero no debería enmascarar otros.

Mayores dificultades de conciliación y de acceso al empleo

Las dificultades de conciliación no son solo un problema de las familias con hijos e hijas muy pequeños: también lo son para quienes tienen hijos adolescentes.

Aunque los adolescentes no necesitan tantos cuidados como los pequeños, la escasa presencia de un adulto en casa puede dar lugar a problemas de sociabilidad, dificultades escolares, incluso problemas de comunicación con la madre o padre (como consecuencia de un “enfado” del hijo por la falta de atención).

Y, por supuesto, cuando el adulto pasa poco tiempo en casa, también es más difícil detectar los posibles problemas de los hijos, por lo que se tarda más en intervenir. 

Mayor riesgo de burnout parental

Cuando en la familia hay una sola persona adulta, muy a menudo no hay en quién delegar la carga que supone educar: tareas y responsabilidades del hogar, la tensión emocional característica de las familias con adolescentes o, incluso, la toma de algunas decisiones. 

Por esta razón las familias monomarentales están mucho más cerca, estadísticamente, del burnout parental, ese estado de agotamiento en el que ejercer de madre o padre se hace casi imposible.

El agotamiento físico y emocional repercute siempre de forma negativa en los hijos. 

Las ventajas de educar sola

No todo es blanco o negro, y no todo es negativo para las madres que educan a sus adolescentes en soledad. 

Hay algunas ventajas a las que se le puede sacar mucho partido educativo. Las principales son:

Los lazos afectivos son más fuertes

Al no haber una pareja adulta con un lazo afectivo que los “separa” de los hijos, los lazos afectivos, en las familias monoparentales, son más explícitos, más fuertes, incluso.

En este tipo de familia suele haber una comunicación más fluida entre madres e hijos, lo cual, si se mantiene en la adolescencia (más allá de un cierto distanciamiento, que es normal), hace de la educación una tarea más sencilla.  

Menor exposición de los hijos a enfrentamientos adultos

Decíamos antes que uno de los factores que pone a los hijos en riesgo de fracaso escolar, o de problemas sociales, es el enfrentamiento entre los padres. 

En las familias monomarentales, a menos que se haya construido una idea de “venganza” hacia el progenitor ausente (a veces sucede que el enfado adulto, lógico cuando ha habido un abandono, se transmite a los hijos), no existe este tipo de conflicto, lo cual permite educar desde la asertividad. 

Los hijos suelen ser más responsables

Algunos estudios dicen, incluso, que en familias donde hay un solo progenitor los hijos entienden mejor la necesidad de contribuir a las necesidades familiares (labores domésticas, cuidado de hermanos menores…). 

No se trata de dar a los hijos adolescentes cargas superiores a sus capacidades, pero sí de confiar en que son capaces de hacer algunas tareas. Esto reduce la conflictividad familiar.

¿Cómo afrontar la educación de un adolescente cuando estás sola?

Como en casi todo en educación, se trata de intentar aprovechar las ventajas y evitar los inconvenientes de la situación. Así que hoy vamos a dar pocos consejos, pero fundamentales:

Cada vez son más las familias monoparentales

Cuida el vínculo

Si eres consciente de que el vínculo con tu adolescente es especial, diferente al de otras familias, cuídalo, mímalo todo lo que puedas, porque en ese vínculo se basa la confianza de tu adolescente hoy y vuestra relación futura.

Ya sabes que cuando el estilo autoritario es democrático (una combinación justa de afecto y límites), los adolescentes son menos conflictivos.

Cuídate tú

Ten cuidado de no poner siempre las necesidades de tu hijo adolescente por encima de las tuyas: es verdad que si educas en soledad suele ser más difícil hacer planes fuera de casa, pero cuidarse no es solo eso.

Busca cuidarte en pequeñas acciones cotidianas en las que dejes de lado un rato las responsabilidades (tomar una bebida a solas, leer, ver una película) y explícales a tus hijos, si hace falta, que tienes derecho a parar. Porque lo tienes.

Busca tu tribu

Hay cada vez más grupos, y asociaciones de familias monomarentales. Acércate a ellas porque tener cerca personas que están en tu misma situación te ayudará a sentirte menos sola, a no quemarte.

Apóyate, también, en las personas que tengas cerca (familia, amistades). Favorece que formen vínculos cercanos con tus hijos adolescentes y consúltales su opinión cuando tengas que tomar decisiones difíciles: así sentirás menos presión.

Pon límites claros

En ocasiones, esa cercanía mayor que se da entre madres (o padres) e hijos, en las familias monomarentales, puede favorecer que los adolescentes tomen, sin querer, roles paternos, y esta no es su labor.

Escucha, pregunta, ten en cuenta sus necesidades pero ten claro (y déjale claro) que algunas decisiones te corresponde tomarlas a ti, por tu rol adulto, y no son su responsabilidad. 

Es difícil, pero eres capaz de educar sola. Confía en tus capacidades y pide ayuda cuando lo necesites. Y recuerda: lo estás haciendo bien.

Si educas sola a tu hijo, nos gustaría conocer tu experiencia bajo comentarios. ¿Qué está siendo lo más difícil para ti? ¿Y lo más sencillo?

9 Comentarios. Dejar nuevo

  • Soy madre soltera de una niña de casi 13 años .
    Fue una decisión pensada y con mucha alegría.
    Lo más fácil de ser familia monoparental .
    Es cuando lo deseas por encima de todo y decides ser madre sin pareja , lo ves todo bonito.
    Hay mucha unión entre las dos, mucha complicidad.
    Me fue fácil cuando era pequeña, pq me lo puso fácil.
    Ahora en la adolescencia lo que más me está costando , son sus cambios de humor, el no tener alguien en casa para tratar temas importantes sobre ella.
    Preguntarme si estaré a la altura en la adolescencia, ya que ya ha empezado.
    Intento compartir estos temas con mi familia o algún amig@ intim@.
    Pero la decisión final la tomó yo , a veces se tiene miedo a equivocarse.
    Tb creo que en nuestra situación se tiene más miedo a la muerte, pq en ese momento si nos pasa algo , se quedan huérfanos y tienen que pasar a ser criados por familiares.
    En mi caso volvería
    a ser madre soltera una y mil veces .
    Mi hija me dice : mama me encanta mi familia .
    Es un trabajo desde que nacen , pero tiene sus frutos.

    Responder
    • Hola Claudia!
      Comparto completamente todos tus sentires de ser madre monoparental y de adolescente…
      Y quiero agregar, que cuando una es madre de un/a adolescente, es como aprender a ser madre otra vez

      Cariños desde Chile

      Responder
  • Hola! Gracias por este post!
    Fui madre muy joven (18 años) y soy madre soltera de un adolescente de 16, si bien siempre he tenido apoyo de mi familia, la crianza ha ido por mi cuenta y no he dejado que familiares se metan en eso, por meros estilos y diferencias de crianza.

    Debo admitir que tiene sus ventajas, con mi hijo tenemos una relación muy unida y de mucha confianza, además las decisiones las he tomado yo y no debo mediar con nadie más que mi hijo!

    Pero lo que SÍ, es muchísimo más difícil no compartir la crianza. La responsabilidad de estar influyendi para bien o no tan bien a veces en mi hijo, es un peso muy grande.

    Hoy en día, vivimos los 3 con mi pareja y él me hace ver algunas cosas de otra manera y puedo meditar cosas que puedo hacer mejor.

    Además encontrarles a ustedes ha sido realmente fabuloso! Muchas gracias!

    Muchis cariños para tod@s desde Chile!

    Responder
  • Somos familia monomarental. Padre ausente, además viviendo en el extranjero. Nuestra vida no ha sido sencilla, al tener que compaginar trabajos inestables, conciliación casi imposible en muchos momentos, pero mi hija es muy responsable, excelente con sus estudios, y nunca me ha dado problemas. Ahora con 17 estamos pasándolo mal con muchísimo distanciamiento, con enfrentamientos en los que abundan los gritos, nervios, rencores por cosas que ni me imaginaba. Y en este momento echo de menos la presencia de alguien más en casa que pudiera ayudar con la situación. Al estar solas creo que todo se vuelve más intenso.

    Responder
  • Yo estoy sola con mis mellizas de 14…antes me encantaba estar sola con ellas pero ahora me doy cuenta que estoy al límite y en pleno burnout! Llevo poco en madrid, sin tribu y familia que (aunque las quieren un montón) no pueden ayudar (ni quiero) xq son a la antigua y juzgan sin tener ni idea! Para añadir más leña al asunto, viajó bastante x trabajo y con problemas económicos que empeoran las cosas! No me gusta nada la madre que me estoy volviendo y no consigo llegar a ellas, y eso me entristece muchísimo! NECESITO UNA TRIBUUUUU

    Responder
  • María laura
    enero 15, 2023 2:18 pm

    Hola soy mamá de 2,(10y 14años)viuda argentina, se hace difícil la economía, crear el vínculo es muchísimo,y es super especial y distinto,mi hijo de 14 me ha dicho que ñe daba bronca solo en mi en confiar,solo estoy yo,y le hubiera gustado que este el padre,mi nene más chico quisiera ir a la escuela del padre por ejemplo,tengo una relación estable con la familia del papá,eso ayuda,son muy sensibles,me lo han dicho en guardería,psicos,escuelas,díamalos tbien hay,pero esta página en lo personal me ayuda mucho a entender,gracias

    Responder
  • Hola , yo también soy familia monoparental de 14, 13 y casi 12, 3 peques increíbles q adoro, es cansado y difícil, pero compensa, tenéis razón es más fácil sin conflictos de pareja, y ayudan mucho en casa, quizás todo cambie, pero ahora estoy viviendo una etapa muy linda…bueno con sus pelos, ropas etc …jaja

    Responder
  • Pues yo me siento bastante incomprendida con mis dos hijos varones de casi 13 y 16. He leído comentarios de mamás conforme que sus hijos colaboran mucho en casa y yo no tengo esa sensación. Me siento sola porque a pesar de que se lo pido e incluso acordamos tareas para ellos, me cuesta horrores que las hagan (y menos aún por ellos mismos sin que yo ande detrás). A menudo lo termino haciendo yo después de insistir y dejarlo largo tiempo sin hacer. Me quedo sin energía. También pasan largo rato jugando a videojuegos o viendo videos y es muy difícil hacer algo los tres juntos para cultivar el vínculo, cualquier cosa que propongo es objeto de protestas y cuando ellos proponen algo (pocas veces) es una actividad carísima que no puedo ni quiero aceptar… Y tampoco es que hablemos mucho, cuando cuento algo apenas me escuchan (me apresuran para que termine y/o cambian de tema a futbol o videojuegos o profesores… Y me quedo fuera de la conversación)…

    Es cierto que no soy una familia monoparental porque el padre también se hace cargo de los hijos la mitad del tiempo, pero cuando están conmigo sufro todas las dificultades de criarlos sola (por suerte en mi caso puedo recargar pilas cuando están con él, pero llega un punto que ni pilas cargo)
    Gracias por toda la información!

    Responder
  • Hola! Fui mamá por primera vez a los 18/casi 19 ( ahora tiene 27) si bien estuve con su papá hasta sus 3 años fue difícil para mí era muy chica nos decían que eramos hermanas, luego volví a ser madre soltera cuando ella tenía 9 años ahora su hermano tiene 18, hasta sus 14 era un hijo divino…luego llegó la adolescencia

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.