Cómo ser un adolescente con éxito según Harvard

CÓMO SER UN ADOLESCENTE EXITOSO SEGÚN LA UNIVERSIDAD DE HARVARD

¿Qué respuesta darías si te planteo la siguiente pregunta?: «¿Cuál es tu mayor deseo respecto al futuro de tu adolescente?»

Seguramente responderías lo mismo que la mayoría de padres: «qué sea feliz».

Entonces, ¿por qué siempre estamos tan obcecados con los resultados académicos de nuestros hijos?

El Centro de Investigación de Menores de la Universidad de Harvard (Center on the Developing Child) ha publicado un estudio sobre las 5 principales habilidades que un adolescente necesita desarrollar para ser feliz y, por tanto, tener éxito en su vida.

Echemos un vistazo a esas 5 habilidades de función ejecutiva para saber cómo acompañar a nuestros adolescentes hacia un presente y un futuro exitoso dentro y fuera del ámbito escolar.

El autocontrol

Hemos hablado sobre la gestión de las emociones en diversas ocasiones, y es que enseñar a nuestros adolescentes a desarrollar una inteligencia emocional es fundamental para su bienestar.

Adolescentes con éxito según HarvardPara ello es necesario que sepan cómo hablarse a sí mismos de forma eficaz, es decir, atendiendo a sus propios pensamientos con una narrativa mental consciente. Algunos impedimentos para desarrollar esta habilidad podrían ser las interrupciones constantes que las pantallas y las nuevas tecnologías ejercen sobre su cerebro, por lo tanto, priorizar actividades mentales es necesario en estos casos.

Una actividad muy efectiva para que los adolescentes comiencen a controlar sus emociones es escribir un diario personal donde practiquen la autorreflexión. Cada vez son menos los jóvenes que escriben a mano sus pensamientos más íntimos, como hacíamos en los 80. ¡Recuperemos los diarios personales para nuestros adolescentes!

Por otro lado, desarrollar la empatía y entender las necesidades o las motivaciones de los demás también es una forma efectiva de desarrollar el autocontrol de las emociones. Anima a tu adolescente a considerar otras perspectivas con preguntas como: ¿por qué crees que lo hace?, ¿cómo actuarías tú en su lugar?, ¿se te ocurre otra razón por la que actúa de esa forma?

Otros ejemplos de actividades que un adolescente puede realizar para poner en práctica el autocontrol son: deporte, música, yoga, mindfulness, teatro, juegos de mesa…

La planificación

Alcanzar las metas y conseguir los objetivos que nos proponemos es la base de la autorrealización de cualquier ser humano. Y para un adolescente, esta sensación de éxito es igual de importante.

Nuestros hijos viven una etapa compleja en lo que a la organización de sus ideas y pensamientos es confusa.

TalentoPor eso debemos ayudarles a segmentar y ordenar aquello que les confunde.

Una buena planificación de sus objetivos es también la base de la regularización de emociones, por lo que animar a nuestros adolescentes a identificar sus metas les facilitará el camino.

Podemos comenzar por algo tan simple como permitirles rellenar un formulario de inscripción, gestionar el dinero de su paga, solicitar admisión en una escuela… Establecer metas a corto y largo plazo con sus estudios, deportes, adquisición de idiomas, viajes, objetivos musicales, etc, también ayuda.

No podemos olvidarnos tampoco de enseñarles a evaluar sus propias conductas, es decir, considerar si lo que hicieron les ha ayudado a conseguir sus objetivos o deberían realizar cambios en la planificación para conseguir mejores resultados. Preguntas como: ¿es esto lo que deseaba conseguir?, si no es así, ¿por qué he llegado a este punto?, ¿debo cambiar algo?

El enfoque

Al hilo de lo que acabamos de comentar, el enfoque o la concentración es otro aspecto importante para ser un adolescentes exitoso según la Universidad de Harvard. 

Debido al creciente consumo de nuevas tecnologías por parte de nuestros adolescentes, la capacidad de atención plena o concentración está siendo cada vez más un desafío difícil de llevar. Desarrollar la concentración para planificar cualquier tarea es una habilidad que se adquiere con la práctica. Veamos algunos consejos para facilitar esta capacidad:

Dividir un gran proyecto o tarea en partes más pequeñas y asequibles.

Planificar el tiempo o plazo con un calendario en el que debe estar finalizado.

Reduce las distracciones (móviles, alarmas, notificaciones, correos…)

Utiliza materiales de apoyo que puedan ayudarte a hacer esquemas, mapas mentales, resúmenes…

Al finalizar la tarea, reflexiona si lo que hiciste está bien o no, si puedes mejorarlo o qué aprendiste de ello.

La conciencia

Volviendo al asunto de las distracciones, vemos cómo cada día que pasa nuestros adolescentes parecen ir en piloto automático por la vida. Los expertos en Harvard subrayan la importancia de guiar a nuestros hijos adolescentes para que tomen conciencia de lo que dicen y hacen. Y por su puesto de lo que dicen y hacen las personas más cercanas, al igual que todo aquello que sucede a su alrededor.

Observar el movimiento de las hojas en un día de viento, sentir el aroma de las flores en primavera, escuchar el canto de un pájaro o el sonido de la lluvia la caer, fijarse en el lenguaje corporal de un amigo, reflexionar sobre cómo nos ha ido el día… todo ello ayuda al adolescente a tomar conciencia de sí mismo y de lo que le rodea.

La flexibilidadMayor de edad

Desde que son pequeños, los padres adaptamos nuestra vida y horarios a los de nuestros hijos. No digo que esto sea contraproducente, pero lo cierto es que, a veces, cuando necesitamos salirnos de esos patrones rígidos de horarios o de pensamientos, llegamos a sentirnos culpables por no ser constantes.

La flexibilidad es una de las habilidades más importantes a desarrollar para construir adolescentes resilientes, capaces de adaptarse al medio, por muy complejo que sea, para salir después fortalecido de él.

Nuestros hijos cambian, al igual que hacemos nosotros. Ser flexibles con algunas normas también ayuda a romper con la rigidez del ambiente en casa. Permítete equivocarte, permítete pedir disculpas si lo ves necesario y permite que tu adolescente también cometa sus propios errores para aprender de ellos.

Como puedes ver, tener un hijo con calificaciones escolares excelentes no es suficiente si no se adquiere ninguna de estas habilidades. No olvides que somos el mejor ejemplo para nuestros hijos y que, aunque no nos escuchen, nos observan constantemente.

No te vayas del post sin contarme antes qué te ha parecido esta conclusión a la que han llegado los expertos de Harvard. ¿Tiene algún sentido para ti? ¿Crees que ya estás poniendo en práctica estas habilidades en casa? ¿O crees que puedes mejorar en algo?

El peligro de la autoestima incondicional

https://youtu.be/rC_w01vNVUQ

16 Comentarios. Dejar nuevo

  • Ángela Sifontes Zabala
    abril 9, 2022 2:27 pm

    Excelente!!! Gracias. Me ayuda mucho escucharte.

    Responder
  • gracias!!! me ha encantado!!!

    Responder
  • Me ha gustado mucho, estoy de acuerdo con que el deporte y la música ayuda mucho y que nosotros somos sus modelos.

    Responder
  • En mi caso, ya he intentado que escriba.. pero no hay manera. Pero muy interesante. Me ha encantado permítete equivocarte.. Gracias

    Responder
  • Muy interesante Diana, gracias.

    Responder
  • Yo le regalé a mi hija de 12 años un diario de madre e hija, en del que ya te pone temas y tu vas escribiendo sin que lo sepa la comisaría y la verdad que te llevas una sorpresa con sus respuestas, por ejemplo, ¿que es una de las cosas que te da miedo? Me da miedo que mi madre se muera y no esté conmigo. Cuando lo leí se me cayeron las lágrimas.
    Es muy interesante el tema que has puesto y la verdad, es verdad que siempre hablamos de los estudios pero claro eso es para que tengan un futuro mejor no más feliz.

    Responder
  • Gracias por esta información , de verdad me hizo detenerme y pensar que una se enfoca en las calificaciones y deja de lado esos aspectos tan importantes que al final verdaderamente son los que te ayudan en la vida diaria.

    Responder
  • Ángela Blanco
    abril 14, 2022 10:47 pm

    Interesante Artículo . Definitivamente debemos dejar de obsesionarnos solo con una buena nota e interesarnos más en cómo se logra esa nota es decir que habilidades de base realmente está obteniendo mi adolescente para salir a enfrentar el mundo cuando ya no pueda estar bajo el cuidado de sus padres. Se nos olvida que una nota no define jamás la personalidad, habilidades e inteligencia emocional de mi adolescente. Si se combinan esos 5 elementos que nos destacan en el artículo con buen aprendizaje escolar entonces creo habrá más posibilidad de expansión para nuestro adolescente.

    Responder
  • Mi hijo está my agresivo, pero reconozco que muchas veces lo traté con ira. Actualmente alterna tranquilidad y predisposición, con violencia, malas palabras, y comiendo de una forma desaforada, Si le pido el celular me larga unas palabrotas, me ataca y no me lo da.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.