fbpx
Ayudar a un adolescente decepcionado

Cómo ayudar a un adolescente decepcionado.

Romper con un noviete, pelearse con una amiga, suspender una asignatura, no tener compañeros para un trabajo, no recibir esa llamada tan esperada, ser ignorado por un amigo… Las desilusiones en esta etapa son muy comunes y, a veces, los padres no sabemos cómo ayudar a un adolescente decepcionado. Raro es el joven que no se siente desengañado en alguna ocasión y sus progenitores saltan como fieros leones para protegerlo pero, ¿lo estamos haciendo bien?

 

Cualquier adulto reconoce que las desilusiones son parte de la vida, ¿quién no las ha sentido en algún momento o incluso las siente aún? Pero cuando se trata de nuestro hijo/a, parece que nos duele más. Nos cuesta ver a nuestro adolescente deprimido, encerrado en su habitación y con pocas ganas de hablar. A veces, incluso, se muestran irritables y poco colaboradores.

 

Especialmente las madres, tendemos a querer solucionarle la vida en todo momento para que no sufra y esto, a la larga, resulta contraproducente. No permitir que un joven resuelva sus conflictos no solo impide que se desarrolle con autonomía, sino que, además, daña su autoestima.

 

Entonces, ¿qué podemos hacer los padres?

Para ayudar a un adolescente decepcionado, primero debemos mostrarle todo nuestro apoyo. No es cuestión de andar detrás de ellos para que nos cuenten qué ha pasado. Las madres podemos resultar agobiantes cuando creemos que no saben solucionar sus problemas. Un voto de confianza no viene mal en estos casos. A veces, simplemente necesitan estar solos para recapacitar, por lo tanto, respetemos su espacio y su silencio cuando no quieran hablar.

 

En el caso de que decidan contarnos qué ha sucedido, cuidemos entrar en juicios de valor. No hay nada más frustrante para un adolescente que su madre o padre opinen o critiquen mientras ellos se están abriendo a ti. Puede que su amiga sea una egoísta, su noviete un caradura o que su compañero de clase tenga menos luces que un barco pirata… no obstante, siguen siendo su amiga, su noviete y su compañero. Y como sus iguales que son, los defenderá a toda costa por muy decepcionado que esté con ellos. Criticarlos a ellos es como criticarle a él/ella.

 

A veces, simplemente necesitan sentirse escuchados, desahogarse. Recuerda que a esta edad los adolescentes son una montaña rusa de emociones y que, al igual que están tristones en un momento determinado, puede que, tras ser escuchados, recuperen su vitalidad.

 

Puede que escuchar a tu hijo te parezca una forma pasiva de ayudarle o que da la sensación de que no haces lo suficiente pero, creeme, a ellos le ayuda.

 

Solo en caso de que demanden algún consejo o que tú preguntes primero si lo desea, SOLO EN ESE CASO, estarás en condiciones de aconsejar a tu adolescente como mejor creas conveniente. Por supuesto, de nuevo, sin etiquetas.

 

En ocasiones percibimos que la decepción de nuestro adolescente se alarga en el tiempo y que no se trata de una simple desilusión pasajera, sino que su dolor es más profundo de lo que pensábamos. En estos casos, debemos comenzar por validar sus emociones, hacerle ver que entendemos su frustración y que nos preocupa su estado de ánimo. Basta con empatizar con él/ella y decirle que comprendemos por lo que está pasando, eliminando del vocabulario el famoso “deberías”…

 

Si lo que detectamos es un caso de depresión crónica, entonces lo debemos consultar con un profesional.

 

Asegúrate de reconocer lo bueno de tu adolescente, aquellos particularidades que lo hacen único y especial. Incluso cuando es buen estudiante, cuida de su hermano pequeño o recoge sus cosas… reconóceselo; por muy deber suyo que sea, a todos nos agrada que validen lo que hacemos bien.

10 Comentarios. Dejar nuevo

  • Resumen: no ser pesados ni preguntar, dejarle espacio, hacerle su merienda favorita. Escuchar como espectador, sin opinar ni juzgar y simplemente estar. Que difícil contenerse cuando le ves sufrir pero hay que hacerlo. Gracias Diana.

    Responder
    • Bueno, lo de hacerle su merienda favorita ya es cosa de cada uno, jeje. Somos sus madres, sus guías, sus acompañantes, no sus esclavas, jeje. Y si queremos dar la opinión, siempre debemos preguntar primero si desean oírla. Un abrazo

      Responder
  • Muchas gracias por estos apuntes porque es verdad que muchas veces nos puede más la sobre protección que el estar ahí escuchando. Hay que darles confianza.
    Un pequeño apunte …en el texto que pone ( Si lo que detectamos es un caso de depresión crónica, entonces no debemos consultar con un profesional.) Entiendo qué quieres decir consultar con profesional. Gracias por todo.

    Responder
  • Camila Puerta
    enero 12, 2021 9:24 pm

    ¿Si vemos que tiene depresión NO debemos contactar con un profesional? Creo que querías decir que sí

    Responder
  • Me encantas tus artículis y son de verdadera ayuda pero a veces no hablan y reconocen que no pueden expresar sus sentimientos.
    Como podemos ayudar en estos casos?
    Muchas gracias

    Responder
    • Los adolescentes viven una época de autoconocimiento, por eso a veces se muestran introspectivos. Necesitan conocerse a sí mismos, y ese autodescubrimiento les hace reservarse muchos de sus sentimientos más profundos. Dale tiempo y espacio. Y si te pide consejo, por supuesto, dáselo también.

      Responder
  • Hola., soy Ana gracias por los consejos.
    Que hacemos cuando se pasan encerrados en vacaciones jugando en la compu?.
    No les interesa nada, hacer deportes, bañarse. Se que en plena pandemia no podemos salir. Pero interactuar con la familia estaria bueno. Solo interactuan en el almuerzo y la cena. Gracias. Saludos

    Responder
    • Hola Ana. En esta época más complicada que estamos viviendo es normal que pasen más tiempo frente a las pantallas, ya que, como dices, no está permitido salir. Si deseas interactuar con tus hijos, puedes empezar por interesarte por aquello que tanto llama su atención en las pantallas e incluso dedicar un tiempo a que te expliquen y jugar con ellos. Es un primer paso. Si ellos ven que te interesas por sus aficiones, abriréis más puertas al diálogo. Un abrazo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú