10 preguntas y 10 respuestas sobre las salidas adolescentes en Nochevieja

10 preguntas y 10 respuestas sobre salidas adolescentes en Nochevieja

Dice José Antonio Marina que la adolescencia es la edad de la negociación, porque la evolución del cerebro adolescente es tan rápida que sus necesidades cambian apenas nos hemos adaptado a ellas. Y si hay algo que genera negociación en las familias donde hay adolescentes son las salidas, las nocturnas en particular y más aún la más mítica de todas, la de fin de año. Así que hoy te traigo las 10 preguntas y 10 respuestas sobre las salidas adolescentes en Nochevieja que la mayoría de padres se estarán haciendo estos días.

Porque con diálogo, confianza y organización puedes ayudarle a vivir una noche adecuada a su desarrollo.

1. ¿Por qué mi adolescente quiere salir en Nochevieja?

La paradoja de las madres de adolescentes es que nos encantaría que la adolescencia pasara lo más rápido posible para empezar a disfrutar de nuestros hijos como personas independientes, pero nos cuesta empezar a darles libertad

Y claro, la independencia no se alcanza de la noche a la mañana: es un camino difícil, con errores y con aciertos, en el que debes acompañarle igual que lo hiciste cuando daba sus primeros pasos.

Tu adolescente quiere salir porque neurológicamente necesita separarse de su primer núcleo de apego, y salir por la noche es la conducta normal, socialmente aceptada, de la juventud española. Es un marco social que se creó en España hacia los años 80, con el aumento del tiempo de ocio juvenil, al que la juventud de hoy, simplemente, se amolda.

2. ¿Debo permitir a mi adolescente salir en Nochevieja?

Esta pregunta no tiene una respuesta general. Depende de la madurez de tu adolescente, de cómo responde a los límites, de su capacidad de autocontrolNochevieja

Reflexiona sobre su su comportamiento cuando sale: si suele llegar a la hora, si respeta límites importantes como el consumo de sustancias… Todo esto ya te están dando la respuesta acerca de salir en Nochevieja.

Pero no solo es eso: también depende de si estáis en una localidad pequeña (donde todo es más fácil de controlar) o en una ciudad grande, del tipo de fiesta al que desee acudir (no es lo mismo una fiesta en casa de una amiga que una macrofiesta en las afueras – y te recuerdo que la edad mínima para eventos donde haya alcohol son 18 años), e incluso de con quién quiera ir a la fiesta.

Es decir, no porque su petición sea legítima desde el punto de vista neurológico y social, tú tienes que ceder a ella si te parece que no tiene la preparación necesaria, o que la fiesta en cuestión no cumple los requisitos que para ti son innegociables.

3. ¿Puede la salida de Nochevieja ser un premio por su buen comportamiento?

Si hay algo que la neurociencia deja claro es que los premios y castigos no funcionan a largo plazo. Si tu adolescente se “porta bien”, puedes agradecérselo y decirle cómo te sientes con respecto a ello, pero premiarle sería contraproducente, porque podría hacer que su motivación se trasladara al premio (y luego se portara bien solo para buscar la recompensa).

Otra cosa es tener en cuenta si tu adolescente te ha demostrado que es capaz de salir cumpliendo las normas pactadas. En este caso, salir en Nochevieja sería una consecuencia de su propia madurez, pero no un premio. 

Lo contrario también puede suceder: si tu adolescente no suele respetar las normas cuando sale, es probable que aún necesite acompañamiento para aprender a autocontrolarse, y quizá salir en Nochevieja no sería una buena idea.

4. No quiero que mi adolescente salga en Nochevieja, pero sus amistades sí van a salir,¿qué hago?

El “todos lo hacen” es una excusa, un medio de presión muy frecuente en la adolescencia, aunque en ocasiones ni siquiera refleja la realidad.

Así que mi consejo es que contactes con las familias de sus amistades. Si no las conoces, aprovecha la excusa para conocerlas ahora. De hecho, creo que deberías considerarlas como coeducadoras de tu adolescente, y tener un contacto frecuente con ellas.

Si se confirma la afirmación de tu adolescente de que “todo el mundo sale” pero tú no quieres que lo haga, puedes hacer varias cosas: 

  • Invitarle a hacer la fiesta en tu casa, si tienes un lugar donde puedan estar a solas. 
  • Explicarle que tus razones están bien sustentadas y que esta Nochevieja no va a salir

5. ¿Debo permitir a mi adolescente llegar más tarde en Nochevieja?

Nochevieja es una noche especial, única en el año. La ropa, la comida, la compañía es diferente de una fiesta cualquiera. De nuevo, se trata de un constructo social que tu adolescente ha bebido desde su infancia.

RelojAsí que, ¿por qué no?, Nochevieja puede ser un buen momento para hacer excepciones, siempre y cuando quede claro que se trata de eso, de una excepción. 

Contrariamente a lo que suele creerse, las excepciones, en educación, no nos desautorizan, sino que refuerzan nuestra imagen como líderes, pues una persona líder debe siempre ser flexible.

Por supuesto, esta excepción va a depender de la capacidad de tu adolescente para asumirla: se trata de una responsabilidad, y como tal debe entenderla y responder a ella.

Y, si tu adolescente aún no ha aprendido a cumplir los acuerdos sobre las salidas nocturnas, entonces quizá debas valorar no dejarle llegar más tarde este año.

6. ¿Debo permitirle volver a la misma hora que sus amistades?

Hace unos días conversaba con un padre de tres chicos adolescentes sobre este tema. Me dijo que en su casa la máxima es “mejor tarde y acompañados que pronto y solos”.

La verdad, me parece una buena máxima, aunque no debe convertirse en una excusa para llegar a la hora que se quiera.

Conocer a las familias de sus amistades, de nuevo, te va a simplificar mucho la tarea: lo mejor es que, si es posible, os pongáis de acuerdo sobre la hora de regreso y el medio de transporte. 

No partas de la premisa de que tu adolescente te va a mentir, sino desde la colaboración y la educación conjunta. Lo quieras o no, esas familias son también la tribu con la que estás educando a tu adolescente.

7. ¿Debo darle a mi adolescente más dinero para que salga en Nochevieja?

Voy a responder con otra pregunta: ¿tu adolescente sabe administrar su dinero?

Lo habitual en España es que los adolescentes reciban una asignación económica semanal o mensual. Si es vuestro caso, entonces ya sabrás si tu adolescente es capaz de administrarse o si te anda pidiendo adelantos a menudo

Dar o no un dinero extra para una salida extraordinaria debería depender, por supuesto, de que quieras dárselo, pero también de que sea capaz de administrarlo.

Y si necesitas algunas notas sobre la educación financiera de tu adolescente, puedes consultar el artículo de la semana pasada

8. ¿Debo permitir que mi adolescente beba alcohol en Nochevieja?

Debemos ser muy realistas en lo que respecta al consumo de alcohol en la adolescencia. Ya hablamos de ello en un artículo previo.

El consumo de sustancias alcohólicas está socialmente establecido y aceptado. Además, en España, el patrón de consumo ha cambiado desde los años 80, cuando se pasó del consumo habitual de muy poca cantidad (el vasito de vino en la comida) al consumo de mucha más cantidad pero solo el fin de semana.Fiesta

Así que es más que probable que tu adolescente tenga la expectativa de beber cuando va a una fiesta, y que le sueltes un discurso sobre por qué no debería hacerlo no servirá de mucho.

Lo que sí sirve es que cambies tu comportamiento. Recuerda que tu adolescente te observa siempre, así que lo primero será moderar tu propio consumo de alcohol.

También deberías establecer límites muy claros, como el no llegar borrachos a casa.

Y puedes, por supuesto, cambiar tu comunicación con tu adolescente, pues cuanto mejor es la comunicación familiar, menor es la probabilidad de consumo abusivo de alcohol. Sentir el amor y aprecio de la propia familia es un factor de protección frente al abuso de sustancias.

9. Tengo miedo de que pueda sucederle algo malo en Nochevieja

El miedo es una emoción, y estás en tu derecho de sentirla, pero deberías evitar transmitírsela a tu adolescente.

En la adolescencia la percepción del riesgo es menor (pues su neurocórtex aún no está completamente desarrollado), pero hablarle continuamente de los peligros que le rodean no es la solución, porque no se trata de que tenga miedo sino conciencia.

Podéis establecer conjuntamente unas estrategias de seguridad:

  • Conoce con detalle el plan de la tarde-noche, sobre todo si se trata de sus primeras salidas.
  • Ten siempre el móvil a mano cuando salga para ir a recogerle si quiere volver a casa, sin hacer preguntas. 
  • Acordad un tiempo prudencial de retraso no anunciado tras el cual le llamarás y estará en la obligación de responder el teléfono, por seguridad.

10. ¿Cómo evitar que mi adolescente se enfade por mis decisiones respecto a su Nochevieja?

Conoces a tu adolescente, y sabes que es más que probable que se enfade si las normas respecto a la Nochevieja que has adoptado no coinciden con sus expectativas.

Pero no pasa nada. Tú has establecido esas normas teniendo en cuenta su madurez y su seguridad, pues es tu obligación proteger y guiar a tu adolescente. 

Así que, como siempre te digo, intenta no tomártelo de forma personal y acompáñale en la gestión de sus emociones

El acompañamiento emocional también forma parte de tu rol de madre o padre. Y, con respecto a los límites, a pesar de los enfados, los adolescentes saben que son necesarios y que establecerlos es una forma de ocuparse de ellos.

Ten en cuenta que mis consejos de hoy no tienen en cuenta las posibles restricciones por la pandemia: te aconsejo que consultes cómo afectan estas a tu región.

¿Qué te han parecido estas 10 preguntas y 10 respuestas sobre salidas adolescentes en Nochevieja? ¿Tu adolescente va a salir de fiesta? Cuéntame cómo lo habéis gestionado en tu casa.

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Mi hijo de 16 nos vino con la preguntita de si podía salir en Nochevieja, el día antes. Cenamos siempre en la casa de la abuela y nos solemos recoger temprano. La fiesta era en casa de un amigo. Me preguntó primero a mi, pues soy la más permisiva de los dos, pero no le di respuesta, lo tendría que hablar también con su padre. Eso sí, le pedí más información. Donde vivía su amigo, quién iba…sus amigos de siempre, que pie cierto desde el instituto ya no conozco a sus padres, y con la pandemia, mascarillas y ellos peinados de fregona pegados en la frente, cadí tampoco a los críos. La cuestión es que le dimos permiso y ya vino la gran pregunta,Hasta qué hora?. El por pedir, pidió la luna, que no lo esperasemos levantado. Peto dejamos unos límites claros: nada de empalmar, hora límite 4:30 y lo recogeríamos nosotros, ya que la fiesta era cerca de casa (vivimos en un pueblo de Murcia) y así veríamos su estado al salir de la fiesta y no correría el peligro de estar a esas horas por la calle. Aceptó sin rechistar y hasta el momento de llevarlo a la fiesta, las referencias a la ingesta de alcohol fueron medio en broma, medio en serio, no poniéndonos como el poli malo que echa la bronca, y sabiendo que cabía la posibilidad de que bebiese. En fin, que llegó la gran noche, lo dejamos justo en la puerta de la casa de su amigo y a la hora establecida su padre lo recogió (yo estaba sufriendo los efectos de la tercera vacuna) y vimos su «estado», aparentemente normal. Si bebió, ya nos lo contará, pero no hoy ni mañana. Yo me siento satisfecha con la decisión que tomamos mi marido y yo y creo que él también disfrutó y comprobó que confiamos en él. Lo malo es que esto ya crea un precedente y ya no hay vuelta atrás, a no ser que las circunstancias exigían tomar otra decisión. Pd:la hermana De 13 desde un rincón se le notaba como tomaba nota mental de todo para ella pedir lo mismo,jajaja

    Responder
    • jajaja la hermana va preparando el camino… Me alegra saber que os habéis puesto todos de acuerdo, así es como funciona. Está claro que van creciendo y las necesidades y preferencias también van cambiando…. Un saludo y feliz año!!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú